América Latina

Presidente uruguayo deja el Partido Socialista por diferencias sobre aborto

El senador Julio María Sanguinetti (i), ex presidente de Uruguay, habla durante la reunión extraordinaria de la Asamblea General del Parlamento en Montevideo, para una reforma legal para despenalizar el aborto en Uruguay, al quedar paralizada después de que la Asamblea no lograra levantar el veto que impuso el presidente Tabaré Vázquez contra la opinión de sus propios correligionarios políticos, al no lograrse los tres quintos de los votos de cada Cámara necesarios para levantar la negativa presidencial a una reforma que había sido aprobada por la coalición de izquierdas.
El senador Julio María Sanguinetti (i), ex presidente de Uruguay, habla durante la reunión extraordinaria de la Asamblea General del Parlamento en Montevideo, para una reforma legal para despenalizar el aborto en Uruguay, al quedar paralizada después de que la Asamblea no lograra levantar el veto que impuso el presidente Tabaré Vázquez contra la opinión de sus propios correligionarios políticos, al no lograrse los tres quintos de los votos de cada Cámara necesarios para levantar la negativa presidencial a una reforma que había sido aprobada por la coalición de izquierdas.

MONTEVIDEO, 4 Dic 2008 -- (AFP) -- El presidente uruguayo, Tabaré Vázquez, renunció al Partido Socialista por sus posturas contrapuestas sobre al aborto, en momentos en que la coalición oficialista de izquierda Frente Amplio (FA) exhibe diferencias con el mandatario, a un año de las elecciones.

"La renuncia de Vázquez es un golpe muy fuerte para el PS'', dijo a AFP la senadora socialista Mónica Xavier, e indicó que la dirección del partido "no aceptará la renuncia'', en "un intento de abrir un espacio de negociación'' que permita revertir la decisión, aunque hasta el momento las "gestiones reservadas'' emprendidas no han dado frutos.

Vázquez, afiliado al PS desde 1983, remitió la semana pasada una carta a su secretario general, Eduardo Fernández, en la que pidió su exclusión del padrón de afiliados y ‘‘lamenta profundamente'' la posición del partido respecto al aborto.

Dos semanas atrás Vázquez vetó los artículos de la ley de Salud Sexual y Reproductiva referidos a la despenalización del aborto, que había sido aprobada por el Parlamento con los votos del FA, que el PS integra.

Ello le granjeó a Vázquez duras críticas en el FA y en el PS, que en su congreso de la semana pasada mandató a sus legisladores a presentar un nuevo proyecto para despenalizar el aborto en la próxima legislatura. "Lamentamos profundamente el veto del Ejecutivo y discrepamos con los fundamentos utilizados'', declaró entonces el partido.

Vázquez, oncólogo de profesión, basó su decisión "en razones de orden jurídico, científico y técnico; identidad filosófica y principios éticos'' y afirmó que "no se puede desconocer la realidad de la existencia de vida humana en su etapa de gestación, como lo revela la ciencia''.

"El posicionamiento del PS respecto al aborto es histórico'', dijo Xavier, impulsora de la ley que legalizaba esta práctica.

"Es la peor noticia para el PS en 50 años, porque acaban de perder al político más popular del Uruguay'', dijo a AFP el politólogo Adolfo Garcé.

Vázquez ha ostentado una alta popularidad, que en noviembre se situó en 46%, su primer registro por debajo del 50% desde que llegó al poder en marzo de 2005, según una encuesta de Interconsult.

De cualquier forma, ningún presidente uruguayo había exhibido esos guarismos de adhesión a un año de la finalización de su mandato.

"El PS fue la plataforma de Vázquez para su lanzamiento a la política, sólo ahí fue importante. Pero su poder lo construyó a través del apoyo de la gente y en la popularidad que tiene'', agregó Garcé.

"Vázquez es el arquetipo del político de centro'' y "su posición sobre el aborto es perfecta en el largo plazo'', porque siembra en los partidos de oposición y es ‘‘funcional a una estrategia de reelección'' no consecutiva, para lo cual "está amasando un capital político fenomenal''.

La renuncia de Vázquez al PS se da en momentos en que el FA se aparta de las posturas del presidente y se muestra dividido en asuntos como la fórmula presidencial para las elecciones de octubre de 2009.

Vázquez ha expresado su apoyo a la postulación del ex ministro de Economía Danilo Astori, secundado por el ex ministro de Ganadería y ex guerrillero tupamaro José Mujica.

Pero varios sectores del FA impulsan la candidatura de Mujica en detrimento de Astori. Paralelamente, se desarrolla una campaña en favor de la reelección consecutiva de Vázquez, no prevista en la Constitución, que el presidente ha dejado correr pese a que ha dicho no estar dispuesto a postularse en 2009.

En ese marco, el PS lanzó la candidatura del ministro de Industria y Energía, Daniel Martínez.

El FA, acostumbrado a resolver sus candidaturas por consenso, podrá decidir en su congreso del 13 de diciembre la postulación, o ir a comicios internos en junio, como el resto de los partidos.

"La historia de confrontación entre Vázquez-Astori y Mujica'' se da en el marco de una "evidente lucha por el poder'' dentro de la coalición, dijo Garcé.

  Comentarios