América Latina

Sandinistas desalojan a la fuerza a defensores de derechos humanos

Un grupo de seguidores sandinistas, armados con morteros artesanales y piedras, desalojó hoy por la fuerza a activistas de los derechos humanos de Nicaragua que conmemoraban el 60 aniversario de la Declaración Universal de los Derechos Humanos.

Los seguidores del presidente Daniel Ortega atacaron con morteros artesanales, piedras, puños y empujones a representantes de la sociedad civil, críticos al Ejecutivo, que se encontraban concentrados en una rotonda, al suroeste de Managua, de donde saldría la manifestación, según constató Efe.

Los simpatizantes del gobernante Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN), que también conmemoraban el 60 aniversario de la Declaración Universal de los Derechos Humanos con otra movilización, arrebataron pancartas a seguidores de los organismos civiles y se apoderaron de la rotonda El Güegüense.

En las pancartas que alzaba la sociedad civil se leían frases de protesta como "No al fraude electoral'' y "¿dónde está mi voto?", en alusión a los cuestionados comicios municipales del 9 de noviembre pasado, y "democracia sí, dictadura no''.

Los seguidores de los organismos no gubernamentales se retiraron corriendo del lugar para evitar ser agredidos.

La Policía Nacional intervino para evitar mayores incidentes.

La marcha, promovida por el Centro Nicaragüense de los Derechos Humanos (Cenidh), Movimiento por Nicaragua y la Coordinadora Civil, críticos al Ejecutivo de Ortega, continuó su recorrido en medio de un cordón policial para evitar disturbios.

Mientras la manifestación gubernamental, encabezada por la Procuraduría de los Derechos Humanos, los Consejos del Poder Ciudadano (CPC) y el sandinista Frente Nacional de los Trabajadores (FNT), tomó otro rumbo, sin incidentes.

''Es lamentable lo que ocurrió el día de hoy'', dijo el director ejecutivo del Cenidh, Bayardo Izabá, quien anunció que elevarán una queja sobre ese hecho ante Naciones Unidas y la Organización de los Estados Americanos (OEA).

''Vamos informar sobre la violación a nuestros derechos humanos, a la libertad de expresión, manifestación y concentración de la que fuimos objeto para que a este Gobierno (de Ortega) le de vergüenza y aprenda a respetarnos'', señaló.

El presidente de la no gubernamental Comisión Permanente de Derechos Humanos (CPDH), Marcos Carmona, acusó a Ortega de promover "actos de provocación'' para que ocurra un ‘‘derramamiento de sangre'' entre nicaragüenses.

El procurador especial de participación ciudadana del Gobierno de Managua, Sixto Ulloa, indicó por su parte que el incidente de hoy fue provocado por "dos señoras que estaban al otro lado de (un cordón de) la Policía (que) comenzaron a gritar y a provocar''.

''Ellos (organismos civiles) salieron corriendo, que me pareció, desde el punto de vista de prevención, lo mejor'', agregó.

El funcionario afirmó que los seguidores sandinistas no golpearon ni agredieron a nadie y que sí hubo discusión, la cual calificó como "parte del folclore'' nicaragüense.

El director jurídico del Cenidh, Gonzalo Carrión, dijo a Efe que los seguidores de Ortega "se viene constituyendo peligrosamente como un grupo paramilitar''.

Acusó al Ejecutivo de ser el principal violador de los derechos civiles y políticos de los nicaragüenses.

También de intentar "imponer el terror'' en el país para "callar'' y desmovilizar a sus críticos.

''El gobierno de Ortega se ha encargado de poner a este país patas arriba. Estamos desgobernados porque estamos en mano de la intolerancia y la violencia'', sostuvo.

Carrión dijo que el Ejecutivo está cerrando con "broche de oro'' el año 2008, el cual consideró ha sido de "sistemática violación a los derechos humanos''.

  Comentarios