Miembros del cuerpo de bomberos trabajan este 7 de febrero 2009 en el rescate de las víctimas de un avión que cayó a un río de la Amazonía brasileña y dejó 24 muertos, veinte de ellos de una misma familia, y cuatro supervivientes. El aparato, un turbohélice EMB 110 Bandeirante de la empresa Manaos Aerotaxi, cayó en la tarde de ayer al río Manacupurú, afluente del Amazonas, cuando hacía un vuelo fletado con 26 pasajeros y dos tripulantes entre el municipio de Coari y Manaos (Brasil).
Miembros del cuerpo de bomberos trabajan este 7 de febrero 2009 en el rescate de las víctimas de un avión que cayó a un río de la Amazonía brasileña y dejó 24 muertos, veinte de ellos de una misma familia, y cuatro supervivientes. El aparato, un turbohélice EMB 110 Bandeirante de la empresa Manaos Aerotaxi, cayó en la tarde de ayer al río Manacupurú, afluente del Amazonas, cuando hacía un vuelo fletado con 26 pasajeros y dos tripulantes entre el municipio de Coari y Manaos (Brasil). EFE
Miembros del cuerpo de bomberos trabajan este 7 de febrero 2009 en el rescate de las víctimas de un avión que cayó a un río de la Amazonía brasileña y dejó 24 muertos, veinte de ellos de una misma familia, y cuatro supervivientes. El aparato, un turbohélice EMB 110 Bandeirante de la empresa Manaos Aerotaxi, cayó en la tarde de ayer al río Manacupurú, afluente del Amazonas, cuando hacía un vuelo fletado con 26 pasajeros y dos tripulantes entre el municipio de Coari y Manaos (Brasil). EFE