América Latina

Ecuador expulsa a otro diplomático de Estados Unidos

Ecuador expulsó el miércoles al segundo diplomático de Estados Unidos en menos de 15 días acusándolo de intromisión en asuntos internos y le dio 48 horas de plazo para que deje el país, anunció el canciller Fander Falconí.

Se trata de Marc Sullivan, primer secretario de la embajada estadounidense, declarado persona no grata por el gobierno.

"Estamos declarando al señor Mark Sullivan persona non grata, es el primer secretario de la embajada, y le estamos otorgando un plazo de 48 horas para que el funcionario abandone el país'', dijo Falconí. "Se expulsó al funcionario de la embajada [...] por intromisión en asuntos internos de Ecuador'', afirmó Falconí y agregó que el hecho es "de mucha gravedad''.

La agregada de prensa de la embajada de EEUU, Marta Youth, manifestó que "vamos a comunicar la decisión del gobierno ecuatoriano a Washington'', y declinó hacer más comentarios.

Sullivan es el segundo diplomático expulsado por el gobierno del presidente ecuatoriano Rafael Correa en los últimos 15 días tras ordenar la salida del agregado Armando Astorga, por condicionar la cooperación económica a una unidad policial contra el contrabando y tráfico de personas.

Quito acusó al primer secretario de la embajada de intentar hacer lo mismo con la Unidad de Investigaciones Especiales. El Ejecutivo había solicitado desde el viernes a la legación el retiro de ese funcionario, y procedió a ordenar su expulsión en reunión de seguridad encabezada el miércoles por Correa.

"De acuerdo a los informes policiales se determina que el funcionario ha condicionado competencias de autoridades nacionales a la continuación de cierta cooperación'', señaló el ministro de Gobierno, Gustavo Jalkh.

Hasta donde se conoce, Sullivan --el segundo funcionario estadounidense en importancia después de la embajadora Heather Hodges-- todavía permanece en Ecuador, según Falconí.

"La embajadora está muy preocupada [por la situación]. Existe una preocupación que es mutua y compartida'' por Quito, agregó el canciller en una conferencia de prensa.

Asimismo, destacó que el hecho representa "una señal muy fuerte de hacia dónde se dirige el gobierno'' cuando "plantea que todos los elementos de la cooperación internacional sean transparentes y públicos''.

Semanas antes de que Quito dispusiera la salida de Astorga, éste ya había dejado Ecuador por una rotación de personal. Washington expresó entonces su intención de "resolver diplomáticamente'' la controversia generada por las denuncias del gobierno de Correa acerca de que Astorga quiso nombrar a los jefes policiales de las unidades que reciben cooperación estadounidense.

En enero las autoridades norteamericanas suspendieron una ayuda por $340,000 a la división anticontrabando de la Policía, a raíz del nombramiento inconsulto de las autoridades responsables de esa dependencia.

Posteriormente personal de la embajada retiró las computadoras donadas a la unidad policial que contenían información sobre seguridad recabada en los últimos 15 años, lo que motivó una dura protesta de Correa.

Si bien los discos duros ya fueron devueltos por la embajada, el jefe de Estado ordenó un peritaje para descartar una eventual adulteración y anunció sanciones contra cuatro oficiales que permitieron el hecho.

  Comentarios