América Latina

Por primera vez un homosexual gana la candidatura a una alcaldía en México

El mexicano Miguel Antonio Galán se convirtió en el primer político abiertamente homosexual que aspira a una alcaldía en su país, la de la poblada y tradicionalista metrópoli de Guadalajara, confirmó hoy el Partido Social Demócrata de México (PSD) en esa región.

Fuentes del PSD en el estado de Jalisco, del que Guadalajara es capital, dijeron a Efe que el Consejo Político Estatal de la formación política minoritaria eligió el viernes a sus candidatos a diputados locales y presidentes municipales en esa región industrial de México, popular por el tequila y el mariachi.

El socialdemócrata Galán, de 31 años, aspirará el próximo 5 de julio a la alcaldía de Guadalajara, que con algo más de tres millones de habitantes es uno de los motores económicos del país.

De acuerdo con la agencia de información NotieSe, especializada en diversidad sexual, no ha habido anteriormente en México otros aspirantes homosexuales que buscaran una alcaldía, pero sí hay diputados estatales o federales.

Entre ellos están la pionera Patria Jiménez, en 1997; David Sánchez Camacho y Enoé Uranga, todos por el izquierdista Partido de la Revolución Democrática (PRD).

Uranga impulsó en 2001 en la capital la ley de Sociedades de Convivencia para permitir las uniones entre personas del mismo sexo. Entonces no pasó, pero fue aprobada en 2007.

Recientemente, en entrevista con Efe, Galán dijo que lo que desea es que "esta parte del candidato gay la terminemos de diluir, y pasemos al final a cómo son las propuestas específicas para cambiar la dinámica de la ciudad''.

''Hay que hacer propuestas, más allá de la cama del candidato'', apuntó.

Las expectativas más optimistas que maneja el PSD de Jalisco son de hacerse con el 3 por ciento de la votación.

Actualmente, la alcaldía de la urbe está en manos del conservador Partido Acción Nacional (PAN), en el que milita el presidente mexicano Felipe Calderón, formación que también gobierna el estado de Jalisco.

El PSD, que defiende, entre otras cosas, la legalización de las drogas y la despenalización del aborto, ocupa en la actualidad 5 escaños de los 500 que tiene la Cámara de Diputados, pero carece de senadores.

  Comentarios