América Latina

Crisis global recorta remesas a la región

El flujo de las remesas hacia América Latina en el 2009 se verá afectado por la recesión en Estados Unidos, España y Japón, que son las principales fuentes de las remesas a la región.
El flujo de las remesas hacia América Latina en el 2009 se verá afectado por la recesión en Estados Unidos, España y Japón, que son las principales fuentes de las remesas a la región. AP

La decadente economía global está obstaculizando las cantidades de dinero que los inmigrantes envían a sus familiares en Latinoamérica y el Caribe.

Luego de casi una década de crecimiento, las remesas a Latinoamérica y al Caribe probablemente decaigan en el 2009, dice el Banco Interamericano de Desarrollo, cuyas proyecciones sugieren una inquietante tendencia en una crítica fuerte de ingresos para muchas naciones.

"Es una mala noticia para millones de personas en nuestra región, que dependen de ese flujo de dinero para subsistir'', afirma el presidente del banco, Luis Alberto Moreno.

Winkendy Agustin dice que se ha visto obligado a rebajar de $75 a $50 la cantidad de dinero que le manda a su madre a Haití cada dos semanas. Agustín trabaja en BankAtlantic y según él, empezó a recortar los envíos hará unos seis meses como medida de precaución.

"Sé que le estoy rebajando los ingresos, pero tengo que estar preparado'', apunta Agustin, que vive en Miami. "Del modo en que van las cosas, hay que subsistir''.

Las remesas a la región en el cuarto trimestre del 2008 bajaron a $17,000 millones, o 2 por ciento menos que en el mismo período en el 2007. Y los primeros informes de enero sugieren una disminución hasta de 13 por ciento.

Moreno dice que es demasiado pronto para pronosticar cuánto podrán bajar los envíos en el 2009, anotando que el declive lo indicarían la duración y la severidad de la crisis económica en ‘‘países fuentes'' importantes, entre ellos Estados Unidos, España y Japón. También está en juego ‘‘la capacidad de los trabajadores migratorios de capear la tempestad''.

El banco, que está monitoreando bancos y compañías de giros monetarios, también trabaja con grupos que hacen encuestas de inmigrantes que mandan dinero a sus países, con la esperanza de poder suministrar más información sobre cómo fluirán las remesas este año, dice Moreno.

El declive podría ser el primero desde que el IDB empezó a monitorear el dinero en el 2000. Empezó a reducirse en el 2008, lo que resultó en un tercer trimestre sin cambio, con sólo un pequeño aumento total en el año. Las remesas enviadas sumaron $69,000 millones en el 2008, un aumento de menos de 1 por ciento por sobre el 2007, según el Fondo Multilateral de Inversiones del IDB. Como contraste, los envíos aumentaron 7 por ciento en el 2007, el primer año en el que el aumento bajó a un solo dígito.

Moreno dice que los especialistas del banco todavía están lidiando con las cifras de enero, pero que las expectativa son de un declive de entre 11 y 13 por ciento.

Esto preocupa porque las remesas juegan un papel de gran importancia para las economías de la región, superando las cantidades combinadas de inversiones extranjeras directas y ayuda para desarrollo suministrada por países e instituciones como el Banco Mundial.

Siete de las naciones de la región, incluyendo Haití, Honduras, Jamaica, El Salvador, Nicaragua, Guatemala y Guyana, reciben 12 por ciento o más de sus productos internos brutos (PIB) de emigrantes que viven fuera.

"Las perspectivas de un declive en remesas a nuestra región es inquietante porque son una fuente vital de ingresos para millones de familias Latinoamericanas y Caribeñas'', dijo Moreno. Sugirió que el declive "resultará por cierto'' en un descenso del nivel de vida para muchos en la región y mayores exigencias para las agencias de servicios sociales en los países afectados.

El banco anota que el estancamiento económico global ha resultado en pérdidas de empleos en sectores que son "imanes'' para trabajadores migratorios, de sectores como la construcción, la manufactura y el turismo.

Algunos países se verán más afectados por la disminución de las remesas debido al cambio de divisas. Por ejemplo, el peso mexicano y el real brasileño han perdido terreno en relación con el dólar, lo que quiere decir que los envíos de EEUU a esos países tendrán menos poder adquisitivo.

Los países de la región andina que reciben remesas significativas de España se beneficiaron de la fuerza del euro durante la primera mitad del 2008.

Moreno dice que "existe cierta evidencia anecdótica'' de que algunos inmigrantes están regresando a sus países, pero que no hay consenso al respecto entre los expertos en la materia.

"Lo que creemos es que los emigrantes probablemente agotan todas las opciones antes de considerar el regreso a sus países de origen''.

  Comentarios