América Latina

Avión militar se estrella y deja siete muertos en Quito

Residentes locales lloran hoy, 19 de marzo de 2009, tras el accidente de un avión militar en un barrio de Quito (Ecuador), en el que murieron los tres militares que lo ocupaban. Un portavoz de la Policía indicó a Efe que las unidades de asistencia evacuaron un cadáver de un civil del tercer piso del edificio Linda Vista, donde se estrelló el avión del Ejército.
Residentes locales lloran hoy, 19 de marzo de 2009, tras el accidente de un avión militar en un barrio de Quito (Ecuador), en el que murieron los tres militares que lo ocupaban. Un portavoz de la Policía indicó a Efe que las unidades de asistencia evacuaron un cadáver de un civil del tercer piso del edificio Linda Vista, donde se estrelló el avión del Ejército. EFE

A siete muertos ascendió el número de víctimas, entre ellas tres militares y cuatro civiles, luego de que un avión del ejército que se estrelló en esta capital el jueves en la mitad de un edificio y estalló en llamas, informaron las autoridades.

"Hasta el momento tenemos siete personas (muertas) que físicamente las hemos visto puede ser que haya otra persona más que esté debajo del fuselaje, de algún resto del avión pero... no lo pordríamos confirmar'', afirmó al canal Ecuavisa, Henry Ochoa de la Cruz Roja.

Dijo que por la "carbonización'' de los cuerpos no se ha podido identificar ni determinar la edad o sexo. Añadió que dos personas han sido atendidas "producto de inhalación de gas''.

La avioneta del ejército se estrelló contra el edificio de cuatro pisos denominado ‘‘Lindavista'', a metros del Hotel Quito, en un exclusivo barrio capitalino cubierto por densa neblina en ese momento.

La aeronave se aproximaba al aeropuerto de Quito procedente de Manta, 260 kilómetros al suroeste. La terminal aérea está a poco más de cuatro kilómetros del lugar del percance.

El ejército confirmó en un comunicado que en el avión Beechcraft de matrícula AEE-101 murieron el piloto, mayor Julio Zaldumbide; el copiloto, subteniente Jorge Zurita; el mecánico Mario Figueroa. Además, Claudia Uscocovich, esposa del piloto y su hijo Julio Andrés Zaldumbide, que viajaban a bordo.

Dos personas que habitaban en el edificio también fallecieron. Al parecer una de las víctimas en tierra fue una mujer llamada Elena Reascos, cuyo hijo Said Argüello, de nueve años, dijo que a la AP que "creo que mi mamá murió, nunca la vi salir''.

Relató a AP: "Estaba con mi mamá en la casa y escuché que algo se estrelló y oí como una explosión, no podía salir porque las llamas estaban por todas partes, no podía salir de mi cuarto, me sacaron unos bomberos''.

"Solo estoy muy triste por mi mamá, no se donde está, no me pasó nada, pero cuando intenté salir la primera vez casi me quemo'', añadió mientras esperaba dentro de una ambulancia.

El jefe de bomberos, Atahualpa Sánchez, dijo que sus efectivos también han sacado heridos que ‘‘están estables''. No dio cifras, ni tampoco se ha aclarado el número de víctimas en el edificio.

El presidente Rafael Correa llegó al lugar para conocer detalles del accidente.

Periodistas de AP constataron minutos después de ocurrido el percance que el sector estaba acordonado por policías y observaron cuando una joven herida en la cabeza era evacuada por los organismos de socorro igual que a otras personas heridas, pero sin determinarse de inmediato si eran habitantes del edificio.

Camille Avfert, vecino del sector, en declaraciones a la AP, dijo: "Fue horrible. Escuché un avión que volaba muy bajo, primero escuché una explosión, salimos a la calle y vimos fuego. Al acercarme escuché una segunda explosión y se veía más fuego''.

En esa misma avenida se han producido cuatro accidente de aviación en la década de los 90.

La avenida González Suárez, con elegantes edificios de hasta 15 pisos de altura, se encuentra en la trayectoria del descenso de los aviones al acercarse al aeropuerto de la capital.

Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios