América Latina

Adelanto de los comicios legislativos acelera la agenda política argentina

La presidenta de Argentina, Cristina Fernández de Kirchner, habla hoy, 27 de marzo de 2009, en un acto realizado en la residencial oficial de Olivos, a las afueras de Buenos Aires.
La presidenta de Argentina, Cristina Fernández de Kirchner, habla hoy, 27 de marzo de 2009, en un acto realizado en la residencial oficial de Olivos, a las afueras de Buenos Aires.

El adelanto de las elecciones legislativas en Argentina dará paso a tres meses de agitada actividad política y a una campaña que promete ser intensa porque el Gobierno ve los comicios como un plebiscito para su gestión y la oposición augura el principio del fin del "kirchnerismo''.

Aunque el Ejecutivo logró que el Parlamento aprobase sin demoras su propuesta de anticipar al 28 de junio la elección prevista originalmente para finales de octubre, no tiene asegurada una victoria en las urnas, según analistas consultados por Efe.

Para el sociólogo Ricardo Rouvier, "la jugada sorpresiva del Gobierno al adelantar las elecciones tuvo alta eficacia, si se considera que el oficialismo tiene ventajas en el tablero político al tener sus piezas más ordenadas que la oposición''.

''Al acortar los tiempos obliga a los oponentes a apurar sus alianzas electorales'', evaluó, mientras que su colega Rosendo Fraga identificó "dos ejes opositores'' que en junio buscarán desbancar al oficialismo peronista como fuerza mayoritaria en el Parlamento.

En los próximos comicios se renovará un tercio de los 72 escaños del Senado y la mitad de los 257 de la Cámara de Diputados, donde el peronismo que lidera el ex presidente Néstor Kirchner (2003-2007) pondrá en juego unas 70 bancas.

Los analistas y las encuestas predicen una elección altamente polarizada entre el oficialismo y dos alianzas opositoras: una coalición de la derecha conservadora con peronistas disidentes y otro variopinto frente de fuerzas de centroizquierda.

Menos de 24 horas después de que el Senado aprobase el adelanto de los comicios, la conservadora Propuesta Republicana (PRO) y el peronismo disidente acordaron hoy la conformación de su lista de candidatos a diputados por la provincia de Buenos Aires, el mayor distrito electoral del país.

La nómina estará encabezada por el empresario y dirigente de PRO Francisco De Narváez y el segundo será el ex gobernador bonaerense Felipe Solá, uno de los recién llegados al peronismo disidente tras varios años en las filas del "kirchnerismo''.

Aunque no ha sido confirmado oficialmente, todo indica que Kirchner también será primer postulante a diputado por la provincia de Buenos Aires en representación del Frente para la Victoria, la fuerza que formó al margen del Partido Justicialista (peronista).

En la misma situación está Margarita Stolbizer, segunda candidata a gobernadora bonaerense más votada en 2007 y posible aspirante a diputada por el frente opositor que agrupa a la centrista Coalición Cívica, el Partido Socialista y la Unión Cívica Radical, segunda fuerza parlamentaria de Argentina.

El cronograma electoral, que se conoció hoy, establece que la campaña comenzará oficialmente en un mes; el 14 de abril deben estar confeccionados los padrones provisionales; el 28 del mismo mes vencerá el plazo para la inscripción de alianzas y los candidatos deberán estar definidos el 9 de mayo.

Según Rosendo Fraga, "toda la estrategia del 'kirchnerismo' tiene como prioridad la elección bonaerense y es claro que ganar este decisivo distrito se le hubiera hecho más complicado'' si la elección hubiera tenido lugar en octubre.

''Se da la paradoja de que solo la mitad de las provincias, es decir 12, acompañarán con sus comicios locales los nacionales. Si se hubiera mantenido la fecha de octubre, solo cuatro distritos habrían tenido elecciones antes, así que el adelantamiento no ha terminado con un cronograma escalonado, sino que lo ha multiplicado'', comentó.

En la ciudad de Buenos Aires, cuyo electorado ha sido históricamente esquivo al peronismo, quien aparece como favorita entre los aspirantes a diputados es Gabriela Michetti, hoy segunda del líder de PRO, Mauricio Macri, en la alcaldía de la capital argentina y quien se ha mostrado dispuesta a ser candidata.

En tanto, en Santa Fe y Córdoba, los distritos con mayor peso electoral detrás de la provincia de Buenos Aires y la capital del país, oficialismo y oposición apuran las negociaciones para definir candidaturas de cara a junio.

Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios