América Latina

Operativo 'antiterrorista' enfrenta a gobierno y oposición en Bolivia

Una operación policial en la que el jueves se abatió a tiros a tres hombres en un hotel de la ciudad de Santa Cruz, presentados por el gobierno como terroristas que querían asesinar al presidente Evo Morales, genera confusión en Bolivia, donde la oposición expresa sus dudas sobre la versión del gobierno.

La primera reacción del gobierno, expresada por el presidente en ejercicio, Alvaro García -mientras Morales asiste a la Cumbre de las Américas en Trinidad y Tobago-, fue calificar a esas personas de "terroristas mercenarios, extranjeros y bolivianos'' de línea "derechista y fascista''.

Según el gobierno, los tres sujetos muertos -un boliviano, un irlandés y un rumano o húngaro- más dos que fueron capturados -un boliviano y un húngaro o croata- tenían la intención de asesinar a Morales, al vicepresidente García y al gobernador opositor de Santa Cruz, Rubén Costas.

Este viernes la Policía Internacional de Bolivia (Interpol) solicitó información sobre las nacionalidades y antecedentes de las tres personas abatidas y las dos detenidas.

"Hemos tomado contacto, a través de Interpol, con nuestros similares a nivel de Sudamérica, Centroamérica y Europa, para pedir antecedentes y el movimiento migratorio'' de las cinco individuos, afirmó el comandante de la Policía, general Víctor Hugo Escóbar.

De uno de ellos, el boliviano Eduardo Rózsa, los medios locales publican este viernes profusa información sobre su presunta participación en la guerra de los Balcanes a mediados de los 90 en favor del Ejército de Croacia. Esta información aparece en el blog de Rózsa, que está escrito en húngaro.

La familia de Rózsa expresó que la presencia de éste en Santa Cruz era porque estaba filmando una película, una versión que aumenta la confusión.

También aumenta el misterio el que estas muertes se produjeran menos de 24 horas después de que detonara un artefacto frente a la residencia del cardenal Julio Terrazas, máxima autoridad de la Iglesia Católica en Bolivia.

La prensa local manifestaba este viernes su perplejidad sobre los hechos ocurridos en la madrugada del jueves en el hotel Las Américas de Santa Cruz (900 km al este de la Paz).

El influyente diario El Deber, de Santa Cruz, en su editorial, pide una investigación "profunda, responsable y con apego a las normas'' para que después "no se desate una cacería de brujas''.

"Resuena fuerte la pregunta que flota en el tenso ambiente y que todavía no tiene respuesta: ¿qué está pasando?", se pregunta el editorialista.

Mientras la Policía y la Fiscalía prometieron aclarar en las próximas horas las dudas, políticos del oficialismo y oposición se refirieron al tema este viernes.

El influyente diputado del gobernante Movimiento Al Socialismo (MAS) César Navarro dijo que este grupo pretendía "atentar contra el presidente Evo Morales''.

El presidente del Senado, el opositor Oscar Ortiz, señaló que "pedimos al Gobierno que de una vez por todas sea serio: este debe ser por lo menos el complot número 100 que denuncian, hasta ahora no han probado ninguno''.

Desde que asumió la presidencia, en enero de 2006, Morales ha denunciado en una decena de ocasiones complots contra su vida.

Según Ortiz, Morales trata de usar el tema "para beneficio electoral'' porque ya anunció el martes que arrancaba su campaña electoral para ser ratificado en el cargo, en los comicios generales del 6 de diciembre próximo.

El jueves el gobernador Costas dijo que "es raro que surja esto antes de una Cumbre de las Américas. Seguro va a ir el presidente a denunciar un supuesto complot de la derecha''.

Los ex comandantes de la Policía departamental de Santa Cruz Freddy Soruco y Wilfredo Torrico, y el ex ministro de Gobierno Guido Nayar -citados por El Deber--, consideran que no se trata de un hecho terrorista sino delincuencial, incluso con relación al narcotráfico.

  Comentarios