América Latina

Martinelli debe cumplir promesa de cambiar a Panamá

EL NUEVO Presidente de Panamá Ricardo Martinelli de la Alianza por el Cambio durante el 
cierre de su campaña electoral el domingo que le confirió una contundente victoria.
EL NUEVO Presidente de Panamá Ricardo Martinelli de la Alianza por el Cambio durante el cierre de su campaña electoral el domingo que le confirió una contundente victoria. AP

Con su arrollador triunfo en las elecciones del domingo, que contrasta con victorias de la izquierda en el hemisferio, el derechista Ricardo Martinelli no tendría excusas para impulsar el cambio que pregonó en la campaña electoral: su coalición alcanzó un amplio respaldo y todo indica que controlará el legislativo.

El empresario multimillonario, de 57 años y que encabezó la Alianza por el Cambio, venció contundentemente a la izquierdista Balbina Herrera, de una coalición encabezada por el Partido Revolucionario Democrático (PRD), del presidente Martín Torrijos.

Martinelli contaba con el 60,3% (886.271 votos), Herrera con el 37,3% (548.602) y el ex presidente Guillermo Endara con el 2,3% (34.539), tras escrutarse el 91% de las mesas de votación y el 92% de los electores.

La alianza opositora también se aseguraba de momento la mayoría en las elecciones a la Asamblea Nacional, al adjudicarse 37 curules, contra 22 de la coalición del PRD, uno de Vanguardia Moral de la Patria, de Endara, y dos surgidos por la libre postulación, quedando por definirse nueve diputados.

El presidente electo logró entonces el "tsunami'' de votos que anticipó, pero ahora tiene el desafío de cumplir las enormes expectativas de un electorado que compró su oferta.

"Martinelli tiene un mandato claro y controlará la asamblea, por lo que si no hace el cambio es porque no quiere'', sentenció el lunes a la prensa el dirigente obrero Mariano Mena.

Para el analista Raúl Leis, el empresario "tiene una amplia mayoría de votos que le otorga legitimidad y todas las energías suficientes para que pueda impulsar los cambios que motivó el voto hacia él. No hay excusas''.

El impactante triunfo de la derecha contrastó con el patrón de elecciones en el hemisferio, donde predomina la izquierda, aunque Leis dice que en los comicios no se dio un debate ideológico, sino más bien que estuvo en juego para los panameños el cambio o la continuidad del PRD.

Martinelli reiteró tras la victoria su promesa de impulsar un cambio en la forma de administrar el estado, a fin de atacar las añejas deficiencias de los sistemas de salud, educación y transporte, así como enfrentar el viejo flagelo de la pobreza que afecta el 40% de los 3,3 millones de habitantes de este país.

Para tal tarea, el magnate de supermercados insistió en la necesidad de formar un gobierno de unidad, que incluya a gente de su alianza, de grupos independientes e incluso del PRD.

"Yo no soy una persona sectaria, voy a gobernar con todos los panameños, con un gobierno de unidad'', subrayó Martinelli el lunes a la prensa.

Pero el nuevo líder debe atender grandes desafíos inmediatos como lidiar con una economía que comenzará a retroceder en el 2009 tras haber registrado un crecimiento promedio de 8,7% en los últimos años y la crisis de inseguridad causada por la delincuencia común y el narcotráfico.

Martinelli, quien había perdido en su primer intento por la presidencia en 2004, prometió "reactivar la economía para que el crecimiento le llegue a todos los panameños. No podemos permitir que la crisis mundial nos afecte más de la cuenta''.

Reiteró que uno de sus proyectos claves será la construcción de un metro en la capital, que tendría un costo cercano a los 1.000 millones de dólares.

Martinelli gobernará a partir del 1 de julio y hasta el 2014, por lo tanto le tocará velar por la culminación del proyecto de ampliación del Canal de Panamá que le costará a este país 5.250 millones de dólares, de los cuales ya se acordaron 2.300 millones en préstamos con entidades financieras internacionales. La vía ampliada debe comenzar a operar justo en cinco años.

El combate a la corrupción y atender los reclamos por la ineficiente administración de justicia también esperan al nuevo gobernante, quien en su campaña acusó a los políticos tradicionales de enriquecerse en el poder.

Herrera advirtió que el PRD hará una oposición enérgica si el presidente electo incumple sus promesas, en tanto que Leis estima que "Martinelli tiene que cumplir de forma impactante, ya que de lo contrario su apoyo se puede revertir a corto plazo''.

  Comentarios