América Latina

México vuelve a la normalidad a un mes de la emergencia por gripe porcina

People look up towards an image of the Virgin of Guadalupe, Mexico's Patron Saint, at the Basilica of Guadalupe in Mexico City, Sunday, April 26, 2009. Churches stood empty Sunday in Mexico City after services were canceled, and health workers screened airports and bus stations for people sickened by a new strain of swine flu that experts fear could become a global epidemic.
People look up towards an image of the Virgin of Guadalupe, Mexico's Patron Saint, at the Basilica of Guadalupe in Mexico City, Sunday, April 26, 2009. Churches stood empty Sunday in Mexico City after services were canceled, and health workers screened airports and bus stations for people sickened by a new strain of swine flu that experts fear could become a global epidemic. AP

Por A un mes de declarada la emergencia sanitaria en México, la epidemia de gripe porcina ha dejado 80 muertes y más de 4.000 contagios con tendencia a la baja, mientras el país ha vuelto a la normalidad, trata de recuperarse anímicamente y paliar los daños en su mermada economía.

"Y ahora que ha pasado el susto qué vas hacer'', dice una voz en uno de los múltiples spots que inundan la radio y la televisión, tras una serie de testimonios ciudadanos que hablan de "ahorrar por primera vez'', "seguir trabajando y reponernos'', "seguir estudiando'' o simplemente "seguir con la vida''.

Las autoridades de Salud informaron el viernes en su último reporte que el número de muertos por la gripe porcina alcanzó los 80 en México y llegó a todos los estados del país, mientras que los casos confirmados sumaron 4.094, a la vez que se registraron nuevos casos en Canadá, América Latina y Asia.

Aunque el ministerio de Salud llamó a no bajar la guardia y seguir tomando medidas preventivas, reiteró que la tendencia de la enfermedad "sigue a la baja''.

El 23 de abril pasado los mexicanos despertaron en medio de una contingencia sanitaria por la rápida expansión del virus A (H1N1), que incluyó la suspensión total de actividades públicas y cambio de hábitos como el uso de tapabocas, eliminación de la corbata e interrupción del contacto físico, entre otros.

"Ya nos podemos besar a gusto'', dijo el jueves Marcelo Ebrard, alcalde de la capital mexicana al anunciar el jueves pasado el fin de la emergencia en ese distrito, el más castigado por la epidemia.

Aunque con ciertas novedades como el uso de gel desinfectante en restaurantes y lugares públicos, la vida ha retomado su velocidad en la frenética ciudad de ocho millones de habitantes.

En tanto, se estima que en el segundo trimestre del año sólo la epidemia causará una caída económica de hasta 0,5%, tras un trimestre (enero-marzo) en el que el Producto Interno Bruto mexicano se derrumbó 8,2% y en un año que se espera una baja de 5,5%.

Las playas y centros turísticos mexicanos redujeron la ocupación hasta en un 80%, según autoridades federales de Turismo que anunciaron a partir de la próxima semana una agresiva campaña para estimular el turismo nacional el próximo verano boreal.

"Vamos a entrarle al mercado nacional para rescatar el próximo verano y posteriormente iremos al mercado internacional'', apuntó esta semana Rodolfo Elizondo, secretario de Turismo.

"Fue impresionante ver todo cerrado y las calles vacías en esta ciudad tan loca'', dijo a la AFP este sábado Emiliano, un joven de 16 años.

"La solidaridad silenciosa civil y el sentimiento de riesgo de muerte, ayudados por un temblor, hicieron que políticos como el presidente Calderón y el regente de la capital salieron fortalecidos frente a las elecciones del próximo 5 de julio'', señaló por su parte Ricardo, un abogado de 37 años.

"Yo he oído cosas horribles de oportunismo político, pero qué bueno que se tomaron tantas medidas, porque cuando se nos viene algo grande encima es cuando nos unimos y lo hacemos muy bien, como en el terremoto de 1985'', opinó por su parte Claudia, una ama de casa.

  Comentarios