América Latina

Batalla entre Correa y medios de prensa en su punto más crítico

UNA MANIFESTANTE porta una pancarta durante un acto el lunes en las afueras de la sede de la 
Superintendencia de Telecomunicaciones en Quito.
UNA MANIFESTANTE porta una pancarta durante un acto el lunes en las afueras de la sede de la Superintendencia de Telecomunicaciones en Quito. EFE

Una televisora ecuatoriana, opuesta al gobierno de Rafael Correa, enfrenta desde el lunes una causa legal que podría llevar a su cierre, en el punto más crítico de la pelea entre un presidente resuelto a castigar a la "prensa corrupta'', y varios medios que lo acusan de persecución.

La relación ha sido tensa desde el momento mismo en que Correa asumió el poder hace dos años y medio.

El mandatario ecuatoriano empezó fustigando la mediocridad de un sector de la prensa, luego su papel político y desde el fin de semana exige sanciones legales "por cada abuso'' que atribuye a los medios.

Reelecto por un período de cuatro años, Correa ha recibido duros cuestionamientos a su proyecto socialista, y no son pocos los periodistas que lo han llamado "totalitario'' y criticado su cercanía con el gobierno de Venezuela, también envuelto en controversias con la prensa.

La pugna escaló a extremos insospechados la semana pasada, cuando el Consejo Nacional de Radiodifusión y Televisión (Conartel) --bajo control del Ejecutivo-- multó a la estación Teleamazonas con $20 por transmitir imágenes taurinas en horario no permitido.

Simultáneamente, inició otro proceso contra el medio --del banquero Fidel Egas, quien por una reforma constitucional no podrá ser propietario del canal-- por difundir "información basada en supuestos''.

De ser sancionada por segunda vez, la estación deberá salir del aire por 90 días, lo que, según sus responsables, implicaría su cierre definitivo.

Asimismo, Correa anunció una demanda contra Teleamazonas por "instigar, con información falsa'' la toma de un taladro petrolero venezolano por parte de pobladores.

"Se están tomando varias decisiones ilegales, y sólo llego a la conclusión de que se está intentando callar a Teleamazonas'', señaló el abogado del canal, Pablo Ortiz, antes de ingresar a una audiencia sobre el caso que fue precedida por una pequeña manifestación en defensa de la libertad de expresión.

El Conartel negó una persecución al canal. "No hay ningún tipo de persecución o dedicatoria para nadie'', declaró su presidente Antonio García, recalcando que las acciones son "parte de un control efectivo de la programación'' dispuesto por la ley.

La investigación que podría determinar la segunda sanción a Teleamazonas se originó en una transmisión en vivo que realizó el canal el 8 de mayo.

Ese día varios opositores ingresaron atropelladamente a un centro de cómputo denunciando que allí se estaba preparando un fraude electoral.

Las autoridades electorales informaron de que el sitio estaba habilitado como sistema de emergencia para los comicios del 26 de abril, en los que Correa fue reelegido.

El asunto fue aparentemente aclarado, aunque el canal quedó bajo la lupa por cuanto su cobertura pudo causar "conmoción social'', según el Conartel, lo que es desmentido por el abogado de Teleamazonas.

La estación ha recibido el respaldo de varios medios y líderes de la oposición. "Aquí hay que defender a Teleamazonas (...) Estamos ante un ataque del gobierno contra la libertad de expresión'', afirmó José Hernández, director del semanario Vanguardia.

No obstante, Correa se muestra resuelto a ajustar cuentas con una prensa a la que ha llegado a calificar de "perro guardián del statu quo'' y mayor enemigo de su proyecto de cambio.

En su intento por radicalizar el socialismo, ha promovido la creación de un organismo regional que "defienda a los gobiernos legítimos y ciudadanos de los abusos de la prensa'', y dispuesto una rigurosa auditoría al uso de las frecuencias por parte de la radio y la televisión.

Lejos de ceder, Correa inauguró el fin de semana un espacio televisivo para refutar las informaciones de los medios bajo la advertencia de que "responderá a la prensa con la ley en la mano''.

  Comentarios