América Latina

Desconocida aún la causa de la tragedia del Airbus

Fotografía de archivo de diciembre de 2006 facilitada el 11 de junio de 2009 que muestra el submarino nuclear francés 'Émeraude' en el Canal de Suez (Egipto). El 'Émeraude' se ha unido a las operaciones de búsqueda de cadáveres del accidente del avión de Air France que cayó al Atlántico la semana pasada. Sin embargo, se dedicará principalmente a la localización de la caja negra, que podría estar hundida a una profundidad de entre 3.000 y 3.500 metros.
Fotografía de archivo de diciembre de 2006 facilitada el 11 de junio de 2009 que muestra el submarino nuclear francés 'Émeraude' en el Canal de Suez (Egipto). El 'Émeraude' se ha unido a las operaciones de búsqueda de cadáveres del accidente del avión de Air France que cayó al Atlántico la semana pasada. Sin embargo, se dedicará principalmente a la localización de la caja negra, que podría estar hundida a una profundidad de entre 3.000 y 3.500 metros. EFE

La compañía Air France-KLM, Airbus y la Oficina de Investigación y Análisis (BEA), que trata de determinar las causas del accidente del A330 entre Río y París, relativizaron este jueves la incidencia de las sondas Pitot en las fallas que culminaron en la catástrofe.

Las primeras investigaciones realizadas en Francia señalaban que el Airbus pudo haber sufrido fallas en los sensores de velocidad, los cuales habrían enviado señales erróneas a los sistemas del aparato.

Sin embargo, la causa de la tragedia aún se desconoce.

Una portavoz de la BEA afirmó este jueves que por el momento no se había establecido relación entre una eventual falla de las sondas Pitot y el accidente del vuelo del Airbus 330 de Air France, que cayó al Atlántico el 1ro de junio con 228 personas a bordo.

"Ya lo dijimos. Aún no hay ninguna relación establecida entre los Pitot y las causas del accidente'', aseguró la portavoz del organismo dependiente del Ministerio de Transportes, remitiéndose a las declaraciones formuladas el sábado por el director de la BEA, Paul Louis Arslanian.

"Se constataron problemas, incidentes; los estudiamos'', había señalado el director a propósito de las sondas Pitot. Pero "ésto no quiere decir que si no se reemplazan el avión es peligroso'', había destacado el director.

En la víspera el mismo organismo había señalado que las investigaciones sobre la tragedia habían dado cuenta de informaciones "incoherentes'' en relación a la velocidad del A330 accidentado.

La portavoz de la BEA rechazó comentar este jueves las informaciones dadas por el cotidiano francés Le Figaro sobre una eventual ruptura de una ventanilla del aparato, como resultado de una información errónea sobre la velocidad.

Según los expertos, la velocidad excesiva de un avión, al no poder ser controlada debido a un error de los aparatos encargados de medirla, puede provocar rupturas a nivel de la estructura y al fin y al cabo la desintegración de la aeronave.

Un velocidad por debajo del límite de sustentación del aparato (stall), puede provocar el desplome de éste y a término, la pérdida del control y su dislocación en el aire debido a la velocidad alcanzada durante la caída.

Este jueves, el director general de Air France-KLM, Pierre Henri Gourgeon, afirmó en París que la compañía "no está convencida'' de que los sensores de velocidad Pitot sean la causa del accidente.

El ejecutivo confirmó que se acelerará el programa de reemplazo de las sondas de los A330 y A340. "Este programa será acelerado pues sabemos que en este accidente hubo un problema en la medida de la velocidad'', declaró.

Pero al ser interragado sobre la falta de transparencia en la comunicación de Air France desde el accidente, respondió encolerizado: "Porque no estoy convencido de que las sondas son la causa del accidente y no tengo razones para hacer un comunicado''.

Air France reconoció varios incidentes debidos a esas sondas en 2008.

El fabricante europeo "Airbus insiste y tiene razón en que sus sondas son seguras. Es posible que los incidentes de congelamiento se reduzcan con los nuevos tipos de sondas. O quizás, ésto no mejore. Se está hablando con los investigadores al respecto'', agregó.

De su lado, el constructor aeronáutico europeo Airbus desmintió el jueves que esté estudiando que sus aviones de largo recorrido A330 y A340 permanezcan en tierra para cambiar las sondas en cuestión, como afirmaba Le Figaro.

Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios