América Latina

Autopsias sugieren que avión de Air France se partió en el aire

Militares cargan, el 13 de junio de 2009, en la aeronave Hércules C-130 de la Fuerza Aérea brasileña una cámara frigorífica con 21 cadáveres de las víctimas del accidente del avión Airbus A330-200 de Air France, en el archipiélago de Fernando de Noronha (Brasil). Los 21 cuerpos fueron enviados a la ciudad de Recife para su identificación, mientras en alta mar prosiguen los trabajos de búsqueda.
Militares cargan, el 13 de junio de 2009, en la aeronave Hércules C-130 de la Fuerza Aérea brasileña una cámara frigorífica con 21 cadáveres de las víctimas del accidente del avión Airbus A330-200 de Air France, en el archipiélago de Fernando de Noronha (Brasil). Los 21 cuerpos fueron enviados a la ciudad de Recife para su identificación, mientras en alta mar prosiguen los trabajos de búsqueda. EFE

Las autopsias practicadas a los cadáveres recuperados del avión caído de Air France muestran fracturas en piernas, caderas y brazos, dijo el miércoles una autoridad brasileña, lesiones que según los expertos, junto con las grandes piezas recuperadas de la aeronave, insinúan que el avión se partió en el aire.

No hay ninguna señal visible de quemaduras o carbonización en los cuerpos ni en los restos del avión, aunque eso no descarta una explosión en alguna parte fuera de la cabina de pasajeros, agregaron los expertos en accidentes en declaraciones a The Associated Press.

Un vocero de los médicos forenses brasileños que realizan las autopsias dijo que los exámenes preliminares revelaron múltiples fracturas de piernas, caderas y brazos.

El funcionario habló bajo la condición de anonimato porque no estaba autorizado a hacer declaraciones.

La descripción de los cuerpos y el gran tamaño de los restos recuperados de la aeronave indican que el avión se partió en el aire.

"En general, si uno ve cuerpos intactos y fracturas múltiples -fracturas de brazo, pierna y cadera- esto indica que el avión se partió en vuelo", dijo Frank Ciacco, ex forense de la Junta Nacional de Seguridad del Transporte estadounidense (NTSB). "Sobre todo si se ven grandes trozos del avión", agregó.

Entre tanto, militares brasileños informaron la noche del miércoles que un navío francés recogió una cantidad indeterminada de pedazos de cuerpos, que serán trasladados a la isla de Fernando de Noronha para su evaluación inicial.

"Este miércoles fueron recogidos por el navío anfibio Mistral, de la armada francesa, despojos encontrados en el área de búsqueda", dijo el teniente coronel Henry Munhoz, portavoz de la fuerza aérea brasileña. No pudo precisar de qué partes del cuerpo se trataba.

El capitán de fragata Giucemar Tabosa Cardoso, de la armada brasileña, indicó que no se ha determinado la cantidad o el peso de los despojos, que deberán llegar el viernes por la mañana a Fernando de Noronha.

Ese mismo día, un navío brasileño entregará en el puerto de la ciudad nororiental de Recife "una expresiva cantidad de destrozos y equipaje" que será puesto a disposición de los investigadores franceses que deberán determinar las causas del percance aéreo.

El miércoles, el diario O Estado de S. Paulo dijo que según varios investigadores, a los que no identificó, las víctimas tenían poca o ninguna ropa puesta. El diario dijo la semana pasada que los cuerpos no mostraban señales de quemaduras.

Jack Casey, un asesor en seguridad aérea en Washington y ex investigador de accidentes para aerolíneas y fabricantes de aviones, dijo que la falta de ropa podría ser un indicio importante: "Cuando el avión se quiebra en el aire, como estamos suponiendo, la ropa es arrancada" del cuerpo.

Dijo que las fracturas múltiples indican lo mismo.

"Ser expulsado a semejante corriente de viento es como estrellarse contra un muro de ladrillos: un efecto aplastante, aunque la persona siga en su asiento", dijo Casey. "Me atrevería a decir que la mayoría murió mucho antes de caer al agua".

Cuando un avión cae al agua casi intacto -como el avión de Egypt Air que cayó al Atlántico después de partir de Nueva York en 1999-, los restos y cuerpos quedan reducidos a pequeños trozos, dijo Ciacco.

"Cuando se produce el impacto con el agua, los cuerpos se fragmentan. Llegan al agua con más fuerza", explicó.

La ausencia de quemaduras no necesariamente excluye que se produjera una explosión fuera de la cabina de pasajeros.

Si hubo un incendio o explosión en el fuselaje inferior, "los pasajeros no estarían expuestos" y el avión se desintegraría en vuelo, dijo John Goglia, ex miembro de la NTSB.

"Son hipótesis que no se pueden excluir", agregó.

  Comentarios