América Latina

Brasil identifica 11 cadáveres del vuelo de Air France

Militares cargan, el 13 de junio de 2009, en la aeronave Hércules C-130 de la Fuerza Aérea brasileña una cámara frigorífica con 21 cadáveres de las víctimas del accidente del avión Airbus A330-200 de Air France, en el archipiélago de Fernando de Noronha (Brasil). Los 21 cuerpos fueron enviados a la ciudad de Recife para su identificación, mientras en alta mar prosiguen los trabajos de búsqueda.
Militares cargan, el 13 de junio de 2009, en la aeronave Hércules C-130 de la Fuerza Aérea brasileña una cámara frigorífica con 21 cadáveres de las víctimas del accidente del avión Airbus A330-200 de Air France, en el archipiélago de Fernando de Noronha (Brasil). Los 21 cuerpos fueron enviados a la ciudad de Recife para su identificación, mientras en alta mar prosiguen los trabajos de búsqueda. EFE

Los primeros 11 cadáveres del vuelo 447 de Air France que cayó al Océano Atlántico hace tres semanas con 228 personas a bordo han sido identificados por los médicos forenses, dijeron el domingo las autoridades.

El Departamento de Seguridad Pública del estado nororiental de Pernambuco dijo que cinco cuerpos eran de hombres brasileños, cinco eran mujeres de ese país y uno era de un "extranjero del sexo masculino" cuya nacionalidad no fue revelada.

El departamento dijo el domingo en un comunicado que ya se notificó a las familias de los 10 brasileños y a la embajada del país del extranjero fallecido, pero no se darán a conocer los nombres por haberlo pedido así las familias.

Para efectuar la identificación de los cuerpos se están utilizando registros dentales, huellas digitales y muestras de ADN en una base establecida en Recife, capital de Pernambuco. Hasta ahora se han recuperado 50 cadáveres.

Por otro lado, el coronel Henry Munhoz de la fuerza aérea brasileña dijo el domingo que el avión equipado con radar, empleado para encontrar cadáveres y escombros del jet de la aerolínea francesa, fue retirado del operativo para hallar los restos "porque cumplió exitosamente su función principal de definir dónde concentrar nuestros esfuerzos de búsqueda".

Investigadores de Brasil, Francia, Estados Unidos y otros países están registrando metódicamente las profundidades del Atlántico en busca de indicios del Airbus A330, el cual se estrelló tras introducirse en una tormenta eléctrica en un viaje desde Río de Janeiro a París el 31 de mayo.

Aún no se han encontrado las grabadoras de datos y de voz del vuelo, las llamadas "cajas negras", las cuales se cree están bajo el agua. Navíos contratados por el gobierno francés están registrando un área con un radio de 80 kilómetros (50 millas), al tiempo que remolcan dispositivos de la Armada estadounidense para registrar sonidos bajo el agua. Las cajas negras emiten un sonido electrónico que puede ser escuchado hasta a dos kilómetros (1,25 millas) de distancia.

Funcionarios brasileños y estadounidenses dijeron que el domingo por la noche aún no se habían detectado sonidos de las cajas negras.

Como no se cuenta con estas cajas para explicar cuál fue el problema que experimentó el avión, la investigación se ha centrado en una serie de mensajes automáticos enviados por éste minutos antes de que perdiera contacto con la torre de control. Uno de ellos sugiere que los sensores externos de velocidad se habían congelado, desestabilizando los sistemas de control de la aeronave.

  Comentarios