América Latina

La 'otra mujer' del gobernador de Carolina defiende su privacidad

Es una argentina divorciada de 43 años con dos hijos adolescentes que desea creer que todavía puede experimentar el amor verdadero.

Es una mujer que desea intensamente mantener su vida dentro del ámbito privado, pero que no tuvo miedo en pelear cuando vio violada esa privacía.

Fue educada en escuelas católicas y cree en Dios, en la existencia del demonio y en la vida después de la muerte. Sin embargo, se involucró con un hombre casado, padre de cuatro hijos, y quebrantó el séptimo mandamiento que prohibe el adulterio.

La mujer, identificada como María Belén Chapur, ha logrado evadir a los medios de prensa desde que el gobernador de Carolina del Sur, Mark Sanford, reveló la semana pasada que tenían un amorío desde hace un año.

Amigos y familiares la han rodeado junto con sus hijos dentro de un capullo protector, y la única imagen que se tiene de ella es una toma difusa extraída de un video de hace ocho años, cuando hablaba frente a las cámaras de televisión como reportera en Nueva York.

Salvo una declaración de 200 palabras en la que denuncia el "acto malvado" de un intruso cibernético que develó su correspondencia electrónica apasionada con Sanford, Chapur ha guardado silencio.

"No voy a hablar de mi vida privada, pues sólo me pertenece a mí", escribió en un mensaje dirigido a un ex colega de la televisión. "Esto ya se hizo muy público en estos últimos días, lo cual me ha generado más dolor", agregó.

Debido en parte a la lealtad de sus amigos y familiares y a las leyes argentinas de protección a la vida privada, se sabe realmente poco sobre la "otra mujer" de Sanford. De hecho, mucho de lo que se conoce sobre Chapur se llegó a saber por la violación a su cuenta de correo electrónico.

Cuando era niña, asistió a la escuela St. Cahterine's Moorlands, una secundaria internacional privada de Buenos Aires. La madre de Chapur, según dijo un conocido, procede de una muy poderosa familia "oligárquica" de Argentina.

Al salir de esa escuela se casó con un exportador de granos y tuvo dos hijos, que en la actualidad tienen 15 y 19 años. Más tarde, Chapur ingresó a la Universidad Católica de Argentina, señaló un ex compañero de clases, y se graduó con una licenciatura en ciencias políticas y relaciones internacionales.

La atlética mujer de cabello oscuro viajó por el mundo, aprendió a hablar inglés, francés y portugués. Incluso estudió chino mandarín después de acompañar a su esposo por un viaje por Beijing y Shanghai.

"Fue como hacer mímica todo el tiempo", dijo Chapur a The Associated Press en un despacho del 2005 en torno al interés de los argentinos por estudiar el chino. "He viajado por muchas partes del mundo, pero ese fue el lugar en el que se me ha hecho más difícil comunicarme".

Chapur trabajó en la televisión, informando desde Nueva York tras los atentados terroristas del 11 de septiembre del 2001, y también laboró como intérprete de inglés e investigadora de mercados.

La argentina y Sanford se conocieron hace ocho años -de acuerdo con uno de los correos electrónicos del gobernador- en Punta del Este, un elegante balneario uruguayo que atrae a cerca de un millón de visitantes a la temporada veraniega sudamericana.

Sanford apenas había terminado su tercer mandato en el Congreso y estaba a punto de comenzar su campaña electoral para el gobierno estatal de Carolina del Sur.

Chapur se había separado de su esposo y Sanford la aconsejó que intentara salvar su matrimonio por el bien de sus hijos y porque era "parte de la ley de Dios".

Por alguna razón esa reconciliación nunca se materializó y la pareja se divorció. Sin embargo, sus correos electrónicos con Sanford continuaron y se fortalecieron.

En junio del 2008, iniciaron una relación que comenzó de manera inocente y en palabras de Sanford "se desarrolló en algo mucho más grande que eso".

  Comentarios