América Latina

Acuerdo con Francia relanza la industria de Defensa brasileña

El presidente de Brasil, Luiz Inacio Lula da Silva (2d), y su homólogo francés Nicolas Sarkozy (2i) presiden el desfile cívico-militar con motivo del aniversario número 187 de la Independencia de Brasil, el 7 de septiembre de 2009 en Brasilia, Brasil.
El presidente de Brasil, Luiz Inacio Lula da Silva (2d), y su homólogo francés Nicolas Sarkozy (2i) presiden el desfile cívico-militar con motivo del aniversario número 187 de la Independencia de Brasil, el 7 de septiembre de 2009 en Brasilia, Brasil. EFE

El multimillonario acuerdo sellado este lunes por Brasil y Francia relanza la industria de Defensa brasileña, que tiene planes de llevar la fabricación al país sudamericano y que también quiere exportar al resto de América Latina.

Los acuerdos, que prevén la compra de 36 cazas, 5 submarinos y 50 helicópteros franceses, y la venta de diez aviones de transporte militar brasileños, fueron anunciados por los presidentes Luiz Inacio Lula da Silva y Nicolas Sarkozy en Brasilia.

Lula anunció que Brasil abrió las negociaciones para comprar 36 aviones de combate francés Rafale, por un valor de al menos 5,000 millones de euros (7,150 millones de dólares), según una fuente de la presidencia francesa. Los cazas de la francesa Dassault competían en una ajustada licitación con el F18 de Boeing (EEUU) y el Gripen de Saab (Suecia).

Brasil optó por Francia porque ésta se comprometió a transferir la tecnología, y permitirá la fabricación de los aviones en Brasil aunque éste los venda en América Latina, informó el canciller Celso Amorim.

El país sudamericano está decidido a desarrollar su industria nacional de Defensa y abrió recién las millonarias compras que ha concentrado en Francia.

"La independencia (de un país) también tiene que ser tecnológica. Por eso son tan simbólicas las decisiones que adoptamos hoy con Francia en el campo de Defensa'', dijo Lula en rueda de prensa.

"Brasil está exigiendo que un máximo de empresas brasileñas participen como proveedoras, para que tenga un máximo de contenido local'', dijo a la AFP Nelson During, director del sitio especializado Defesanet.

El Rafale es un caza polivalente bimotor que puede alcanzar una velocidad de mach 1.8 (cerca del doble de la velocidad del sonido), en servicio desde 1998 en las Fuerzas Armadas francesas, cuya primera venta internacional sería ésta a Brasil.

Sarkozy anunció también este lunes que pretende adquirir diez aeronaves de transporte militar KC-390, el llamado "Hércules brasileño'', para sustituir los C130 Hércules estadounidenses.

Ese proyecto tomó forma en abril con un acuerdo por más de 1,500 millones de dólares entre la aeronáutica brasileña Embraer, que lo fabricará, y la Fuerza Aérea Brasileña (FAB). Sarkozy dijo que hay "disposición de los industriales franceses a contribuir al desarrollo del programa de esa aeronave''.

Los nuevos anuncios se suman a un paquete estimado en 8,500 millones de euros (algo más de 11,000 millones de dólares) anunciado en diciembre y oficializado este lunes, que prevén la compra de cuatro submarinos Scorpene (de los astilleros franceses DCNS en cooperación con la empresa española Navantia) y el casco de un quinto que Brasil adaptará a propulsión nuclear, y 50 helicópteros Super Cougar EC-725.

Apenas un submarino será producido en Francia y el resto en Brasil, a un costo total de 6,690 millones de euros (algo menos de 10,000 millones de dólares), por una sociedad binacional entre la constructora brasileña Odebrecht (50%), DCNS (49%) y el gobierno de Brasil (1%), que tendrá una "golden share'' que le garantiza poder de decisión.

El Scorpene es un submarino de ataque convencional dotado de un sistema de propulsión diésel-eléctrico, con una autonomía de 45 días, velocidad superior a los 20 nudos y puede hundirse a más de 300 metros.

También los 50 helicópteros Super Cougar EC-725, destinados principalmente a la protección de costas, serán ensamblados en el estado de Minas Gerais (sureste de Brasil), por la sociedad binacional Helibras, filial de la gigante europea EADS, por 1.900 millones de euros (2.800 millones de dólares aproximadamente), según fuentes francesas.

Brasil acaba de aprobar un plan nacional de defensa que tiene como prioridad renovar los equipos y desarrollar una industria nacional de Defensa.

  Comentarios