Seguidores del depuesto presidente de Honduras, Manuel Zelaya, pintan con grafitti el pasado 1 de septiembre de 2009, durante una nueva jornada de protesta por las calles de Tegucigalpa (Honduras). La campaña electoral en el país comenzó su andadura sin que se vislumbre una solución a la crisis política que se vive desde hace más de dos meses debido al derrocamiento de Zelaya.
Seguidores del depuesto presidente de Honduras, Manuel Zelaya, pintan con grafitti el pasado 1 de septiembre de 2009, durante una nueva jornada de protesta por las calles de Tegucigalpa (Honduras). La campaña electoral en el país comenzó su andadura sin que se vislumbre una solución a la crisis política que se vive desde hace más de dos meses debido al derrocamiento de Zelaya. EFE
Seguidores del depuesto presidente de Honduras, Manuel Zelaya, pintan con grafitti el pasado 1 de septiembre de 2009, durante una nueva jornada de protesta por las calles de Tegucigalpa (Honduras). La campaña electoral en el país comenzó su andadura sin que se vislumbre una solución a la crisis política que se vive desde hace más de dos meses debido al derrocamiento de Zelaya. EFE