América Latina

Candidato hondureño esboza su programa de gobierno

Porfirio "Pepe" Lobo.
Porfirio "Pepe" Lobo.

El candidato del Partido Nacional por la presidencia de Honduras, Porfirio Lobo Sosa, dijo que cualquier posibilidad de otorgar una amnistía al depuesto mandatario Manuel Zelaya debe pasar por el filtro de un debate nacional y ‘hay que hacer lo que diga el pueblo'.

"Una de las propuestas de compromiso con el pueblo hondureño es que, de ganar, iniciaremos un proceso amplio de diálogo que incluya a todos los sectores. Tiene que ser un diálogo incluyente para que traiga la paz. Lo que se derive de ahí, lo respaldaremos''.

En una entrevista con El Nuevo Herald y en el marco de una gira de campaña por territorio estadounidense, Lobo calificó como ‘temporal' el rechazo de Washington sobre el desarrollo de la votación general del 29 noviembre próximo en ese país centroamericano. También la Organización de Estados Americanos (OEA) se ha manifestado en contra de la votación. "La relación con Estados Unidos ha sido muy fraterna, pero lamentablemente se ha visto afectada por lo sucedido. Tengo la fe y la convicción de que es temporal. Ellos van a reconocer que no hay forma de legitimar a un gobierno que a través de las urnas y el respaldo del pueblo''.

Asimismo el candidato nacionalista Lobo, que tiene ahora la ventaja en las encuestas de preferencias de votos sobre su más cercano rival, Elvin Santos, del Partido Liberal, anotó que desde todo punto de vista ‘no hay nada más importante para Honduras que ir al proceso electoral'.

"Este proceso se inició en 2008 como lo manda la Constitución y las elecciones de noviembre no tienen nada que ver con lo que ha sucedido'', aclaró Lobo, de 61 años, refiriéndose a los hechos del 28 de junio, cuando Zelaya fue depuesto y obligado a exiliarse.

Un gobierno interino encabezado por Roberto Micheletti llenó el vacío en el poder ese mismo día. Desde entonces la administración de turno -apoyado por el Congreso y el organismo electoral nacional- ha desafiado los llamados de la OEA para restituirlo en el poder. Los intentos de Zelaya por reingresar a su país han sido en vano, ya que las tropas militares se lo impidieron en más de una oportunidad.

"Hay que ver cuál es la intención, porque la OEA es una comunidad de naciones con algunos fines que son comunes'', sostuvo Lobo sobre el organismo internacional, que en el pasado no ha estado inmune a las críticas. "Es normal que las organizaciones se revisen y adapten a los tiempos. Eso es natural pero hay que respaldar la motivación original''.

Hombre de derecha y a la vez conservador en asuntos que podrían desatar un amplio debate en la población como, por ejemplo, el aborto, Lobo dijo que el tema que más le preocupa es alcanzar la equidad social, generar empleo a todo nivel, asegurar el ingreso monetario de las familias, y apoyar áreas que flotan en el olvido como la educación, seguridad y paz nacional.

"No hay espacio para un gobierno que se maneje de forma sectaria políticamente, cada gobierno debe ser un peldaño más en la Honduras que queremos'', aseveró Lobo.

Por otra parte consideró importante destacar que la destitución de Zelaya ‘es un tema de fondo y forma' y no un golpe de Estado.

"Miremos hacia adelante que es lo que nos conviene. Lo importante es cómo generamos trabajo y cómo traemos unidad a la familia hondureña''.

Respecto a la reelección -una figura que no ventila la Carta Magna hondureña, pero que Zelaya intentaba modificar para acceder a un nuevo mandato- Lobo aclaró que no cree en esa posibilidad, independientemente de que el período de cuatro años 'es poco tiempo' para ocupar una presidencia.

"La reelección no es conveniente. Una reeleción alterna podría ser una opción pero no es un tema prioritario, como sí lo es lograr un acuerdo nacional. No me considero insustituible, hay muchos hondureños que son capaces y hay que dar espacios para que lo hagan''.

Al mediodía de ayer Lobo tenía pautada una reunión al suroeste de Miami con decenas de líderes y representantes de organizaciones hondureñas. Uno de los planteamientos de campaña de Lobo es precisamente ajustar las tuercas a nivel de gobierno para lograr la legalización de inmigrantes hondureños.

"Tenemos esperanza de que se cumpla la promesa de campaña y legalización propuesta por el presidente Barack Obama. No quisiéramos que nuestros compatriotas estén aquí, pero tampoco hemos creado condiciones para que ellos se queden allá. Tenemos que respaldarlos'', detalló Lobo, quien obtuvo en 1970 una licenciatura en Administración de Empresas en la Universidad de Miami (UM). Finalmente sostuvo que la experiencia que le dejó la carrera electoral de 2005 -cuando fue derrotado por Zelaya- le ha servido para madurar ideas y fijar prioridades.

"Uno aprende con resultados que no son favorables. Hemos fortalecido el carácter, determinación y compromiso'', acotó.

  Comentarios