América Latina

AI denuncia abusos policiales y arrestos masivos de manifestantes en Honduras

Amnistía Internacional (AI) denunció un aumento de las palizas policiales, los arrestos masivos de manifestantes contrarios al Gobierno de facto y la intimidación a activistas pro derechos humanos en Honduras desde el golpe de Estado de junio.

''La situación en Honduras sólo puede describirse como alarmante'', afirmó Susan Lee, directora de Amnistía para las Américas, en un comunicado emitido desde la sede de la organización defensora de los derechos humanos en Londres.

Tras la vuelta a Tegucigalpa del depuesto presidente hondureño, Manuel Zelaya, refugiado en la Embajada de Brasil, AI aseguró que "numerosos manifestantes'' fueron agredidos ayer por las fuerzas del orden y "algunos cientos'' detenidos en la capital, después de que la Policía dispersase una protesta ante la legación diplomática.

Según Lee, "los ataques contra los defensores de los derechos humanos, la suspensión de medios de comunicación, las palizas de la Policía y las informaciones de arrestos masivos indican que los derechos humanos y el imperio de la ley corren un grave riesgo en Honduras''.

AI cree que, como paso para sacar al país de la crisis, el Gobierno de facto de Robert Micheletti debe "detener la política de represión y la violencia'' y, en cambio, ‘‘respetar los derechos a la libertad de expresión y de asociación''.

Además, la organización insta a la comunidad internacional a "buscar urgentemente una solución, antes de que Honduras se hunda en una crisis de derechos humanos incluso más profunda''.

Zelaya fue detenido y expulsado del país por militares el pasado 28 de junio y, horas más tarde, el Congreso nombró en su lugar a Micheletti, hasta entonces presidente del Legislativo.

El pasado lunes, el destituido mandatario regresó clandestinamente a Tegucigalpa y está refugiado en la Embajada de Brasil.

  Comentarios