América Latina

Micheletti: la única solución es que Zelaya se entregue

Roberto Micheletti lanza el tradicional "Grito" por la independencia el 15 de septiembre, en Tegucigalpa.
Roberto Micheletti lanza el tradicional "Grito" por la independencia el 15 de septiembre, en Tegucigalpa.

El gobierno hondureño envió esta semana especialistas forenses a la embajada de Brasil con una misión: investigar si se están filtrando gases tóxicos en ese lugar para enfermar al ex presidente allí asilado, dijo el presidente de facto Roberto Micheletti.

El lunes, el presidente depuesto Manuel Zelaya, al que se le acusa de traición, buscó refugio en la embajada brasileña.

Zelaya dijo a los periodistas que se estaba sintiendo mal debido a que se habían filtrado gases tóxicos en la habitación donde él, su familia y algunos reporteros estaban reunidos. Añadió que estaba siendo afectado por una radiación de alta frecuencia y que paramilitares israelíes planificaron asesinarlo.

"No es verdad'', dijo Micheletti el viernes en una entrevista con The Miami Herald en el palacio presidencial. "Tan pronto como escuchamos esta queja envié a doctores forenses al vecindario para que vieran lo que estaba ocurriendo, y no se quejaron de esto".

"No concibo que se puedan enviar gases tóxicos a una habitación específica. Se habrían expandido por todo el vecindario''.

Soldados hondureños emitieron ruidos ensordecedores el martes por la mañana y emplearon gases lacrimógenos para disolver a los que protestaban.

El Consejo de Seguridad de la ONU condenó los "actos de intimidación'' y emitió una declaración en la que llamaba "al gobierno de facto de Honduras a cesar el acoso a la embajada brasileña''.

Micheletti admitió que fue inconstitucional que las autoridades hondureñas sacaran del país a Zelaya el 28 de junio. Pero defendió la acción, ya que, dijo, la ley hondureña también permite esas medidas drásticas con el fin de evitar pérdidas humanas.

"Es ilegal, pero esas decisiones se toman porque la acción que se enfrenta es un golpe bajo a los ciudadanos y al propio gobierno'', añadió Micheletti.

Micheletti, quien presidía el Congreso, juró como presidente horas después que el ejército entrara a casa de Zelaya a las 5 a.m.

Ha estado al frente del país durante tres meses tumultuosos y ahora se dedica a conceder continuas entrevistas a la prensa en las que exhorta a la comunidad internacional a apoyar las próximas elecciones.

Zelaya afirma que las elecciones estarán amañadas, y que no abandonará la embajada hasta ser restaurado en el poder.

"Está diciendo que tenemos equipos para interferir sus llamadas telefónicas y que las estamos cortando'', dijo. "Entonces Chávez [el presidente venezolano] dijo que había hablado con Zelaya por teléfono durante tres horas. ¿Tiene esto una explicación lógica? ¿Quién de ellos está mintiendo?".

Micheletti insistió en que la única solución a la crisis es que el ex ranchero se entregue y se someta a juicio por haber desafiado la orden judicial que le negó el permiso para realizar un referendo. Las otras ramas del gobierno y los dirigentes de empresas temían que la votación hubiese permitido a Zelaya revisar la Constitución para mantenerse en el poder por más tiempo.

Zelaya mismo, dijo, se buscó los problemasy los encontró.

"Es verdad que no cuenta con las comodidades de un hotel'', dijo Micheletti. "Tiene las de los que eligen convertirse en huéspedes de la embajada brasileña''.

Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios