América Latina

Oscar Arias: Honduras levantará restricciones de emergencia

El presidente costarricense Oscar Arias afirmó que el líder de facto de Honduras ha prometido eliminar algunas de las medidas de emergencia que el gobierno tomó durante el fin de semana en medio de una crisis política que ya dura tres meses.

En un discurso ante la Conferencia de las Américas en Coral Gables el martes, Arias dijo que el presidente en funciones de Honduras, Roberto Micheletti, le dijo el lunes que se reuniría con el poder legislativo y el judicial para levantar las prohibiciones, que limitan la libertad de los medios y las personas para reunirse.

Arias dijo que poner fin a las medidas de emergencia es clave para crear una atmósfera que permita las elecciones libres y abiertas programadas para el 29 de noviembre.

"Esta crisis no se resolverá solo con las elecciones'', dijo. "Sino con elecciones que todos reconozcan''.

Otra clave de esos comicios: hay que permitir que el depuesto presidente Manuel Zelaya cumpla su período.

Zelaya y Micheletti están encontrados desde el 28 de junio, cuando Zelaya fue obligado a salir del país por la fuerza. Micheletti asumió la presidencia y ha insistido en que fue una transición de poder constitucional. Sin embargo, ni un solo país ha reconocido el nuevo gobierno.

Arias criticó a los que tratan de justificar lo sucedido en Honduras y subrayó que fue un golpe de Estado.

"Un golpe vestido de seda, golpe se queda'', dijo.

Zelaya regresó sorpresivamente a Honduras el 20 de septiembre y desde entonces está en la embajada de Brasil en Tegucigalpa. El tenso enfrentamiento hace del diálogo más importante que nunca'', dijo Arias.

Los intentos iniciales de Arias por encontrar una salida negociada a la crisis fracasaron ante la insistencia de Zelaya de regresar al poder. Micheletti ha dicho que el único futuro de Zelaya en Honduras es como acusado de cargos que incluyen traición y abuso de poder.

Arias dijo que las conversaciones, conocidas como el Acuerdo de San José, todavía son la única solución viable a la crisis. El acuerdo permitiría a Zelaya regresar a la presidencia, aunque con poderes limitados.

Si se permite que el golpe se prorrogue, eso representaría "un retroceso significativo en la historia''.

Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios