América Latina

Cancelación de escala afectaría el turismo de nación caribeña

La reciente decisión de Carnival Cruise Lines, con sede en Miami, de sacar a Barbuda de su itinerario de siete noches por el Caribe pudiera costarle a ese país, que depende de ese sector, más de $40 millones, declaró el martes al Herald el ministro de Turismo de ese país.

John Maginley, quien asiste a la Conferencia de las Américas, dijo que se enteró de la decisión la semana pasada por un mensaje electrónico, anunciándole que Carnival no atracaría más su barco Victory en Antigua a partir del 3 de enero del 2010. En su lugar, el barco, con capacidad para 2,758 pasajeros, hará escala en St. Maarten.

"No hubo discusión, nada'', dijo Maginley. "Debemos ser aliados en esto, y todo lo que recibimos fue un mensaje electrónico enviado al agente en Antigua''.

Maginley tiene programada una reunión con Carnival el jueves. Agrega que antes de la cancelación había hablado con Carnival sobre un aumento de los cruceros que visitan la isla. Le dijeron, aseveró, que tomar ese tipo de decisiones demora entre 18 meses y dos años.

Maginley señaló que la decisión se tomó tres semanas después que varios pasajeros del crucero Victory fueron encarcelados en Antigua después de un enfrentamiento con la policía y alegaciones de un taxista de que se negaron a pagarle $100 por sus servicios. El incidente generó titulares internacionales y varias personalidades de la radio y la televisión llamaron a la isla caribeña un país descontrolado, acusando a las autoridades de detener ilegalmente a estadounidenses.

Maginley dijo que las comparaciones son injustas y que los pasajeros estaban recibiendo todas las garantías procesales en lo que se considera un asunto policial. Lo que es más, dijo, la embajada de Estados Unidos ha estado en contacto con los pasajeros que han sido liberados y esperan una audiencia en un tribunal.

"Hasta ese momento, no me han comunicado como ministro de Turismo, que iban a retirar el barco de nuestra escala'', dijo Maginley.

El Victory lleva a la isla unos 150,000 pasajeros anuales, y según las cifras del 2006, cada uno gasta un promedio de $115 en regalos y otros artículos. El impuesto por pasajero solamente significa medio millón de dólares en ingresos para el gobierno de Antigua, dijo.

Carnival ha negado que la decisión tenga relación alguna con el arresto de sus pasajeros.

Jennifer de la Cruz, portavoz de Carnival Cruise Lines, declaró a The Miami Herald que la empresa había "optado por sacar a Antigua de su itinerario a principios de enero y reemplazarla con St. Maarten.

"Estudiamos ese itinerario desde hace algún tiempo porque no lo hemos modificado en cuatro años'', dijo la portavoz. "Es el único barco con puerto madre en San Juan que realiza el itinerario sur. Ocasionalmente cambiamos los puertos de escala'', agregó.

De la Cruz añadió: "Tenemos otro barco que hace escala en Antigua aproximadamente una vez al mes, el Freedom, que sale de Port Everglades. Ese barco seguirá haciendo escala en Antigua''.

Sin embargo, Maginley expresó que la decisión no sólo significa una pérdida de casi 150,000 al año sino qué hacer para que Carnival no cancele su otras escalas.

"La dificultad para nosotros como gobierno es esta: construimos un puerto, que tenemos que pagar, para recibir a estos barcos y parte del plan a largo plazo es el compromiso de las líneas de crucero es venir y hacer algo'', dijo.

"Si se retiran sin ninguna negociación, qué les digo a los que están financiando el muelle? Nos coloca en una posición de peligro''.

Y agregó: "Me preocupa Carnival, sí, pero también me preocupa lo que se está diciendo sobre Antigua en Estados Unidos como resultado de este incidente. Todo lo que quiero es una oportunidad de justicia y mentes claras para discutir el asunto con claridad''.

  Comentarios