América Latina

Reprimen a los seguidores de Zelaya en Honduras

Un ciudadano español es capturado por la policía este 30 de septiembre de 2009, durante una manifestación de simpatizante del depuesto presidente de Honduras Manuel Zelaya en la afueras del edificio de Radio Globo en Tegucigalpa (Honduras), en protesta por la falta de libertad de expresión en el país. El lunes pasado las autoridades cerraron las instalaciones de esa radio y del Canal 36 Cholusat Sur, después de publicar durante el fin de semana un decreto que permite la suspensión de varias garantías constitucionales, incluida la libertad de prensa.
Un ciudadano español es capturado por la policía este 30 de septiembre de 2009, durante una manifestación de simpatizante del depuesto presidente de Honduras Manuel Zelaya en la afueras del edificio de Radio Globo en Tegucigalpa (Honduras), en protesta por la falta de libertad de expresión en el país. El lunes pasado las autoridades cerraron las instalaciones de esa radio y del Canal 36 Cholusat Sur, después de publicar durante el fin de semana un decreto que permite la suspensión de varias garantías constitucionales, incluida la libertad de prensa. AP

Militares y policías hondureños detuvieron el miércoles a decenas de seguidores del depuesto presidente Manuel Zelaya que acamparon tres meses para exigir su restitución en el poder, al intensificarse las restricciones a las libertades civiles por parte del régimen de facto.

La represión se profundizó pese a la promesa del gobernante de facto, Roberto Micheletti, quien dijo el lunes que iba a "derogar'' el estado de sitio impuesto el domingo, medida criticada por Estados Unidos y partidarios del derrocamiento de Zelaya.

"Estoy dispuesto a hacerme a un lado si es necesario. Todas las opciones deben estar sobre la mesa, excepto la cancelación o el no reconocimiento de las elecciones del 29 de noviembre'', afirmó Micheletti al diario chileno La Segunda, mientras Zelaya permanece refugiado en la embajada de Brasil en Tegucigalpa.

"Las elecciones del 29 de noviembre son la solución legal y justa a la actual crisis'', agregó Micheletti, quien ha tenido un discurso conciliador mientras refuerza la represión, incluida la clausura de los únicos dos medios opositores de Tegucigalpa: Radio Globo y el Canal 36 de televisión.

Unos 100 soldados y policías antimotines desalojaron al amanecer del miércoles a campesinos que acampaban en la sede del Instituto Nacional de Reforma Agraria en Tegucigalpa y arrestaron a 55 personas. La fiscalía determinará si les abre una causa penal a los detenidos por infringir el estado de sitio, informó el portavoz de la Policía Nacional, Erlin Cerrato.

La Organización de Estados Americanos (OEA) confirmó que el viernes llegará a Tegucigalpa una misión que preparará la visita del secretario general, José Miguel Insulza, y cancilleres, prevista para el próximo miércoles.

La misión será encabezada por el secretario de Asuntos Políticos de la OEA, Víctor Rico, y se unirá en Honduras a John Biehl, asesor de Insulza, que pudo quedarse el domingo en el país luego de que el régimen de facto expulsara a otros cuatro enviados de la OEA.

Cientos de seguidores de Zelaya protestaron el miércoles frente a los estudios de la silenciada Radio Globo, mientras a corta distancia policías antimotines y militares los vigilaban. ‘‘Queremos a Radio Globo''; "pueblo que escucha, únete a esta lucha'' y "el pueblo unido jamás será vencido'', gritaban los manifestantes.

A una cuadra de la casa de gobierno, unos 20 periodistas de Radio Globo y del Canal 36 protestaron para exigir la devolución de los equipos ocupados por la Policía y la reapertura de ambos medios, cuyos estudios permanecen bajo custodia militar.

Ambos eran los únicos medios opositores al régimen de facto y promovían la restitución en el poder de Zelaya, quien lleva nueve días en la embajada brasileña en Tegucigalpa.

Los reporteros y otros trabajadores de la Radio han continuado trabajando y suben la señal a internet, de donde es tomada y retransmitida al aire por pequeñas radios hondureñas de provincia y una emisora salvadoreña que se escucha en Tegucigalpa.

El obispo auxiliar de Tegucigalpa, Juan José Pineda, aseguró ayer que ha habido avances en el diálogo en que actúa como "puente'' entre Micheletti y Zelaya, y propuso reanudar las negociaciones en San José bajo mediación del presidente de Costa Rica y Premio Nobel de la Paz, Oscar Arias.

Entretanto, el Tribunal Electoral solicitó el miércoles al presidente de facto Roberto Micheletti que derogue un decreto de emergencia que limita los derechos civiles, preocupados de que de su vigencia pudiera afectar los comicios programados para noviembre, informó la agencia AP.

Micheletti, quien se reunió en la presidencia con los magistrados del Tribunal Electoral, dejó entrever que el decreto seguirá vigente por unos días más, al menos mientras consulta con diferentes sectores para "derogarlo oportunamente''.

"A nosotros nos interesa que no exista ninguna posibilidad de que se cuestione'' el proceso electoral, aseguró el magistrado David Matamoros. "Hemos solicitado... que sea derogado [el decreto] para que, insisto, no haya ninguna duda, ningún cuestionamiento, sobre la legitimidad'' de las elecciones, apuntó.

El magistrado David Matamoros dijo que "hemos solicitado... que sea derogado (el decreto) para que, insisto, no haya ninguna duda, ningún cuestionamiento, sobre la legitimidad" de las elecciones.

Los políticos conservadores temen que el decreto ponga en peligro los comicios de noviembre, que ven como la mejor esperanza para que Honduras recupere el reconocimiento internacional después del golpe de estado del 28 de junio que derrocó a Manuel Zelaya. Las votaciones fueron programadas antes del golpe contra Zelaya, cuyo mandato presidencial vence en enero.

"No debe de darse armas a los enemigos de la democracia, el arma para destruir el proceso", dijo el magistrado Enrique Ortez.

  Comentarios