América Latina

Correa llega a Rusia en busca de impulsar relaciones bilaterales

El presidente ecuatoriano, Rafael Correa (i), fotografiado durante la ceremonia oficial de bienvenida que las autoridades rusas le ofrecieron a su llegada al aeropuerto moscovita de Vnúkovo, Rusia.
El presidente ecuatoriano, Rafael Correa (i), fotografiado durante la ceremonia oficial de bienvenida que las autoridades rusas le ofrecieron a su llegada al aeropuerto moscovita de Vnúkovo, Rusia. EFE

El presidente de Ecuador, Rafael Correa, llegó hoy a Rusia en visita oficial, la primera por parte de un gobernante ecuatoriano en los 64 años de historia de las relaciones bilaterales.

El avión que trasladaba a Correa y a la delegación ecuatoriana aterrizó en torno a las 22:30 hora local en el aeropuerto moscovita de Vnúkovo procedente de Londres, según informaron a Efe fuentes diplomáticas.

Seguidamente, el líder ecuatoriano, que permanecerá en Rusia por espacio de dos días, se dirigió en coche a la residencia del Kremlin, donde pasará la noche.

Los principales objetivos de la visita son impulsar las relaciones políticas, comerciales y militares, y atraer inversión estatal rusa en proyectos estratégicos, fundamentalmente energéticos y minerales, en territorio ecuatoriano.

Por el momento, Quito está negociando sólo con corporaciones estatales rusas, aunque no descarta la participación futura de compañías privadas.

Correa se entrevistará mañana, jueves, en el Kremlin con el presidente ruso, Dmitri Medvédev, que visitó América Latina en noviembre pasado y que ha impulsado desde su llegada al poder en mayo de 2008 un acercamiento a los países de la región.

Medvédev aseguró recientemente que la visita de Correa permitirá impulsar la cooperación económica y militar con vistas a establecer unas relaciones ‘‘estratégicas'', mientras éste ha asegurado que las relaciones con Rusia están "en el mejor momento''.

Entre otros acuerdos el líder ecuatoriano espera firmar mañana una declaración de asociación estratégica que allanaría el camino para la transferencia de tecnología al país sudamericano.

También se suscribirán acuerdos para el uso pacífico de la energía nuclear y de telecomunicaciones.

Tras abandonar el Kremlin, Correa se desplazará a la Casa Blanca, sede del Gobierno ruso, para reunirse con el primer ministro, Vladímir Putin, con el que tratará asuntos bilaterales y de cooperación regional.

Tampoco se descarta que durante su visita Correa anuncie el reconocimiento de las independencias de las regiones separatistas georgianas de Osetia del Sur y Abjasia, como lo hicieron los presidentes de Nicaragua, Daniel Ortega, y Venezuela, Hugo Chávez.

''Esperamos que Ecuador nos reconozca. Sería una decisión justa'', señaló hoy a Efe al respecto Serguéi Shamba, ministro de exteriores abjaso, que confirmó que representantes separatistas se reunieron en septiembre con diplomáticos ecuatorianos en Venezuela.

Horas antes de la llegada de Correa, el ministro de Finanzas ruso, Alexéi Kudrin, confirmó la petición de un crédito por parte de Ecuador.

Según informó la emisora de radio "Eco de Moscú'', Ecuador estaría interesado en que Rusia le concediera una línea de crédito para la compra de armamento ruso, al igual que ha ocurrido con Venezuela.

Ambos países firmaron un convenio de cooperación técnico-militar en noviembre de 2008 durante la visita a Quito del ministro de Exteriores ruso, Serguéi Lavrov.

Al respecto, el ministro de Defensa ecuatoriano, Javier Ponce, anunció hoy en Quito que Ecuador ha concretado ya con Rusia la compra de dos helicópteros NI para el transporte de tropas militares.

''Existe también la oportunidad de auscultar un apoyo importante en el campo del transporte aéreo y también terrestre con camiones, buses y otros vehículos'' militares, añadió Ponce, quien consideró la visita a Rusia como "fundamental en el proceso de fortalecimiento de las Fuerzas Armadas'' ecuatorianas.

Las autoridades ecuatorianas también informaron hoy de que Quito espera conseguir financiación rusa (130 millones de dólares) para el proyecto hidroeléctrico Toachi-Pilatón, que "es fundamental para asegurar el abastecimiento de energía de Ecuador''.

Por otra parte, la comisión intergubernamental ruso-ecuatoriana creada en 1981 en tiempos de la Unión Soviética reanudó hoy sus labores tras 20 años de receso.

Ecuador es uno de los socios comerciales más prometedores para Rusia en el mercado latinoamericano y ocupa el tercer lugar, tras Brasil y Argentina, en la que se refiere a importaciones rusas.

Los intercambios comerciales rondaron los 1.000 millones de dólares en 2008.

Las importaciones -plátano (70,3 por ciento), café (22,9 por ciento), flores (4,5 por ciento)- aumentaron un 12 por ciento hasta los 848.200 millones de dólares el pasado año.

Ecuador exportó en 2008 a Rusia más de 900.000 toneladas de bananas, por valor de unos 600 millones de dólares, lo que supone cerca del 90 por ciento de todas las importaciones anuales rusas de esa fruta.

Entre otras actividades, Correa también visitará la Plaza Roja y el mausoleo de Vladímir Lenin, el fundador del Estado soviético, y será recibido el viernes en audiencia por el cabeza de la Iglesia Ortodoxa Rusa, el patriarca Kiril.

  Comentarios