América Latina

Suman 11,000 las ejecuciones extrajudiciales a manos de la policía brasileña

La organización de derechos humanos Human Rights Watch asegura que "todos los años la policía de Río y Sao Pablo mata a más de 1,000 personas en el marco de supuestos enfrentamientos''.
La organización de derechos humanos Human Rights Watch asegura que "todos los años la policía de Río y Sao Pablo mata a más de 1,000 personas en el marco de supuestos enfrentamientos''.

La policía de Río de Janeiro y Sao Paulo ha dado muerte a tiros a más de 11,000 sospechosos desde el 2003 y "frecuentemente'' realiza ejecuciones extrajudiciales que se suman a la escalada de la violencia en el país, informó el martes la organización de derechos humanos Human Rights Watch.

"Todos los años la policía de Río y Sao Pablo mata a más de 1,000 personas en el marco de supuestos enfrentamientos'', indicó el informe. "Aunque algunos de estos homicidios por ‘resistencia' a manos de la policía son actos legítimos en defensa propia. . . muchos son ejecuciones extrajudiciales''.

El informe de HRW se publicó en medio de preocupaciones sobre el alto nivel de delincuencia en Brasil, que será anfitrión de la Copa Mundial de Fútbol en el 2014 y las Olimpiadas del 2016. En octubre una redada policial a gran escala en barrios pobres controlados por narcotraficantes resultó en numerosas muertes, entre ellas las de tres agentes de seguridad cuyo helicóptero fue derribado.

El informe de 122 páginas de HRW afirmó que inspecciones forenses independientes de 51 casos de personas abatidas por la policía mostraron que por lo menos en 33 casos se usó la fuerza letal sin justificación y en 17 de éstos la policía disparó a los sospechosos a quemarropa.

"Los 51 casos no representan el total de posibles ejecuciones extrajudiciales, pero [. . .] indican la existencia de un problema mucho más generalizado'', dijo el informe, titulado Fuerza letal: violencia policial y seguridad pública en Río de Janeiro y Sao Paulo.

El informe señaló que la cifra de 11,000 abatidos a tiros por la policía de Río y Sao Paulo era alta desde cualquier punto de vista. Las 2,176 muertes a manos de la policía en Sao Paulo, una ciudad de 11 millones de habitantes, fueron mucho más altas que las 1,623 reportadas durante el mismo período en Sudáfrica, país con un alto nivel de delincuencia.

"Los policías pueden usar la fuerza letal como último recurso para proteger su vida y la de otras personas. Sin embargo, la idea de que estos homicidios sean en defensa propia, o que sean justificados por los altos índices de delincuencia, no resiste el menor análisis'', dijo el director de la división de las Américas de HRW, José Miguel Vivanco.

"La ejecución extrajudicial de presuntos delincuentes no es la respuesta a los delitos violentos'', agregó Vivanco durante una conferencia de prensa en Río. "Los habitantes de Río y Sao Paulo necesitan una policía mas efectiva, no más violencia policial''.

Los policías salen impunes de estas muertes extrajudiciales porque los casos son investigados por lo general por otros agentes, indicó el reporte, que hizo notar que empleados de HRW habían entrevistado a unos 40 funcionarios del sistema de justicia penal.

Vivanco dijo que la cifra de muertes a manos de la policía en ambas ciudades era aún más chocante si se comparaba con el número de policías muertos en el cumplimiento del deber y de tiroteos en que no hubo muertos.

Una unidad especial de la policía de Sao Paulo fue responsable de 305 incidentes mortales entre el 2004 y el 2008, mientras que 20 sospechosos fueron heridos y un miembro de la unidad murió, indicó el informe de HRW.

En los 10 barrios pobres de Río controlados por la policía militar, 825 personas murieron en el 2008 cuando "se resistían al arresto'', mientras que 12 policías fallecieron.

La policía de Río arrestó a 23 personas por cada una que mató, mientras que la de Sao Paulo arrestó a 348 por cada tiroteo mortal, agregó el informe. En comparación, la policía de Estados Unidos mató a una persona por cada 37,000 arrestos.

  Comentarios