América Latina

Seguidores de Daniel Ortega mantienen sitiado el Parlamento de Nicaragua

Simpatizantes del Frente Sandinista leales al presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, protestan en las afueras del Parlamento en Managua (Nicaragua). Los manifestantes, entre ellos trabajadores del Poder Judicial cubiertos con capuchas, trataban de evitar que los legisladores opositores pudieran comenzar una sesión en la que se iniciará el proceso para dejar sin efecto un controvertido decreto del presidente.
Simpatizantes del Frente Sandinista leales al presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, protestan en las afueras del Parlamento en Managua (Nicaragua). Los manifestantes, entre ellos trabajadores del Poder Judicial cubiertos con capuchas, trataban de evitar que los legisladores opositores pudieran comenzar una sesión en la que se iniciará el proceso para dejar sin efecto un controvertido decreto del presidente. EFE

Managua, 21 abr --(EFE)-- Los diputados opositores denunciaron hoy que seguidores del presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, mantienen sitiada, por segundo día consecutivo, la Asamblea Nacional para evitar su ingreso a celebrar una sesión plenaria.

''Daniel Ortega está impidiendo que se reúna el Parlamento, está impidiendo que funcione este país'', denunció el diputado disidente sandinista Víctor Hugo Tinoco en una rueda de prensa conjunta con legisladores disidentes liberales, en la sede del Movimiento Vamos con Eduardo, que también fue sitiada por simpatizantes sandinistas, que causaron daños menores en ese lugar.

Los simpatizantes de Ortega, entre ellos trabajadores del Poder Judicial cubiertos con capuchas, colocaron autobuses en los alrededores de la sede parlamentaria para evitar el acceso de los diputados opositores.

Los manifestantes, al ritmo de música testimonial y con banderas sandinistas, lanzan bombas artesanales, al igual que ayer hicieron contra un hotel en el que se reunieron los diputados de oposición.

''Cuando esos autobuses se muevan de allí (de los alrededores de la Asamblea) y la Policía Nacional abra el paso, van a estar (en el hemiciclo) los 47 votos (mayoría simple) listos para aprobar una serie de leyes sociales'', señaló el diputado liberal disidente Eduardo Montealegre, que preside el Movimiento Vamos con Eduardo.

Según Tinoco y Montealegre, Ortega está impidiendo que funcione el Congreso porque quiere "llevar el país al caos y destruir las instituciones'', por su "ambición desmedida y somocista'' de reelegirse en la Presidencia en los comicios de 2011.

''Estamos firmes en defender la institucionalidad de este país, porque es defender la estabilidad y la paz'', enfatizaron.

Tinoco, que fue vicecanciller durante el primer Gobierno sandinista (1979-1990), dijo que se han reunido con dirigentes históricos del sandinismo que lucharon contra la dictadura de Somoza (1937-1979) y que respaldan la postura de la oposición.

''No estamos buscando la violencia, estamos buscando que se respeten las instituciones políticas y que se deje celebrar sesiones en el Parlamento'', aclaró.

Los legisladores oficialistas, en cambio, acusan a sus colegas opositores de boicotear el trabajo del Ejecutivo y llevar al país al caos al impedir la aprobación de leyes sociales y económicas y por no querer aceptar una sentencia de la Corte Suprema, dictada sólo por magistrados sandinistas, que falló a favor del decreto de Ortega.

Nicaragua se encuentra sumida en una crisis institucional debido a la pugna que mantienen el oficialismo y la oposición como consecuencia de un controvertido decreto aprobado en enero por Ortega.

Los simpatizantes sandinistas protagonizaron ayer disturbios en Managua en un intento por impedir a un grupo de diputados opositores reunirse para iniciar el proceso que deje sin efecto ese decreto, que prorroga el mandato de varios cargos de diferentes poderes del Estado, aunque esa competencia corresponde al Parlamento.

Los seguidores oficialistas lanzaron bombas artesanales contra un hotel en el que se reunieron los diputados opositores después de haberles impedido el acceso a la Asamblea Nacional.

En esa reunión los legisladores de oposición acordaron iniciar el proceso para anular el decreto presidencial.

Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios