América Latina

Servicio de autobuses paralizado en El Salvador por amenazas de pandilleros

Un policía cumple labores de revisión hoy, martes 7 de septiembre de 2010, en la terminal de San Salvador (El Salvador) donde entre un 40 y un 60 por ciento de las rutas del transporte colectivo no operan ante el temor a ataques contra los vehículos o los trabajadores por parte de pandillas. EFE/Roberto Escobar
Un policía cumple labores de revisión hoy, martes 7 de septiembre de 2010, en la terminal de San Salvador (El Salvador) donde entre un 40 y un 60 por ciento de las rutas del transporte colectivo no operan ante el temor a ataques contra los vehículos o los trabajadores por parte de pandillas. EFE/Roberto Escobar

El servicio de autobuses estaba paralizado este martes en El Salvador, debido a amenazas de pandilleros en rechazo a una ley que proscribe a esos grupos, mientras las calles estaban bajo una intensa vigilancia de la Policía y del Ejército.

"La situación que estamos enfrentado hoy responde a amenazas de pandillas que están realizando este tipo de acciones visibles ante la ciudadanía ante la aprobación de la ley antipandillas'', declaró el subdirector de investigaciones de la Policía, comisionado Howard Coto.

A pesar de que el transporte público estaba paralizado en un 90%, según estimaciones del gremio, la circulación de vehículos particulares y de carga era normal, mientras se observaba un fuerte patrullaje policial y militar.

"En este momento las autoridades de la Policía y nosotros (el Ejército) tenemos la situación controlada y así la pensamos mantener durante el resto del día (...), lo que no estamos controlando es el rumor'', declaró en rueda de prensa el ministro de la Defensa, general David Munguía.

El 1 de septiembre, la Asamblea Legislativa aprobó la llamada Ley de Proscripción de Maras, Pandillas, Agrupaciones, Asociaciones y Organizaciones de Naturaleza Criminal, que impone hasta 10 años de cárcel a cualquier persona que integre esas agrupaciones.

"Son ilegales y quedan proscritas las llamadas pandillas o maras tales como la autodenominada Mara Salvatrucha, MS-trece, Pandilla Dieciocho, Mara Máquina, Mara Mao Mao y las agrupaciones, asociaciones y organizaciones criminales tales como la Autodenominada Sombra Negra'', consigna la norma.

Además, quedó establecido en la ley que los bienes, valores, dinero y otras posesiones derivadas de las actividades ilícitas de las pandillas, serán confiscados y pasarán a manos del Estado.

Las pandillas delinquen en forma generalizada en el país y en lo que va del año, en represalia al rechazo de los empresarios del transporte a pagarles la llamada "renta'' (extorsión), han asesinado a 107 personas, entre choferes y cobradores.

La Policía detuvo el lunes en la noche a dos pandilleros de la Mara-18 que repartían volantes a los choferes de autobuses en que los amenazaban si salían a circular este martes.

Hacia el mediodía de este martes, en un recorrido por calles de San Salvador, periodistas de la AFP vieron patrullando a numerosos vehículos de la Policía y del Ejército.

Además, dos helicópteros de la Policía sobrevolaban la capital y la periferia, mientras miles de personas caminaban largas distancias para llegar a sus centros de trabajo o abordaban pequeños camiones cargados de pasajeros.

El ministro de Seguridad y Justicia, Manuel Melgar, subrayó que el país está controlado por las autoridades, por lo que llamó a los empresarios del transporte a no ‘‘dejarse intimidar''.

"Estamos frente a una situación en lo que quieren es atemorizar, aterrorizar a la población (...) podemos afirmar que estamos en presencia de una especie de operación de tipo sicológica'', aseguró Melgar.

Las miles de personas que caminaban para llegar a sus trabajos hizo recordar los paros al transporte que decretaba durante la guerra civil (1980-1992) la guerrilla izquierdista, que ahora gobierna el país con el presidente Mauricio Funes.

  Comentarios