América Latina

Presidente de El Salvador aboga en Miami por una reforma a la OEA

El presidente de El Salvador, Mauricio Funes, dijo el martes que la crisis de Honduras dejó en evidencia la fragilidad de las democracias latinoamericanas y abogó a favor de una reforma a la carta democrática de la Organización de Estados Americanos (OEA) para prevenir mejor, y castigar con mayor severidad, los golpes de Estado en la región.

En una intervención pronunciada durante la 14va. Conferencia de Las Américas que se realiza esta semana en Miami, Funes también destacó la conveniencia de limitar los períodos presidenciales, señalando que los esfuerzos por extender los mandatos pueden ser altamente nocivos para la salud de las democracias.

El presidente salvadoreño, quien ganó las elecciones del 2009 como candidato del Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN), dijo que el derrocamiento del presidente hondureño Manuel Zelaya del año pasado puso en evidencia la urgente necesidad de aplicar cambios dentro de la OEA, debido a que la entidad fue incapaz de actuar a tiempo para prevenir el golpe de Estado.

"Comparto la opinión de quienes sostienen que es indispensable ampliar las causales de invocación de la Carta Democrática y tomar en cuenta el conjunto de elementos que han perturbado la gobernabilidad democrática en América Latina en estos años", dijo Funes durante su discurso.

"El sistema demanda una reforma profunda y deberíamos comenzar a discutir la creación de un sistema de alertas y de penalidades que sancionen cualquier quebrantamiento de la institucionalidad democrática".

Añadió que la OEA y sus estados miembros deberían actuar con mayor rapidez y severidad a fin de evitar el engendramiento de los golpes militares y cualquier otra situación que se traduzca en ingobernabilidad.

De la misma manera, los países miembros deben desarrollar un nuevo esquema de penalidades cuya severidad debe estar en función de la gravedad y profundidad del rompimiento provocado, incluyendo los castigos a ser aplicados contra un Estado por interrumpir el legítimo ejercicio del poder, dijo Funes durante el evento auspiciado por el Banco Mundial y el Miami Herald.

Funes agregó que la preservación de las instituciones democráticas es esencial para resolver los grandes problemas sociales de la región que incluyen la pobreza, la inseguridad y el estancamiento económico.

Esa necesidad está vigente para todos los gobiernos de la región, independientemente de su corriente ideológica, dijo Funes antes de añadir que a diferencia de lo que se decía en El Salvador durante la campaña electoral, la victoria de un izquierdista en el país fortaleció la democracia, en vez de debilitarla.

"Cuando estábamos en la campaña electoral, se decía que si llegaba la izquierda al gobierno comenzaría un tiempo de caos que se establecería una suerte de dictadura, que significaría el control de la economía, la expropiación de tierras, de bienes que este servidor sería algo así como un títere del presidente venezolano Hugo Chávez", dijo.

"Ustedes pueden ver que no se trataba simplemente de ideas las que estaban en juego. No eran ideas, eran intereses. Era la lucha descarnada por el poder".

En cambio, el sistema democrático quedó fortalecido con los resultados de la elección, ya que introdujo la alternabilidad de mandatos en El Salvador, cuyo gobierno permaneció por dos décadas bajo control del ahora opositor Alianza Republicana Nacionalista (ARENA), dijo.

"El Salvador vive un momento de fortalecimiento y profundización de su democracia, a partir de la alternancia en el poder registrada desde la última elección presidencial", comentó.

Añadió que la alternabilidad de poderes es crucial para la estabilidad de los regímenes democráticos y criticó los esfuerzos emprendidos por algunos de los presidentes de la región para extender sus mandatos más allá de dos períodos presidenciales.

Al pronunciarse sobre dos ejemplos recientes de este tipo de esfuerzo registrados en América Latina, Funes alabó la decisión del ex presidente colombiano Alvaro Uribe de apartarse del poder y dijo que Chávez debería hacer lo mismo en Venezuela.

"Sería saludable para los venezolanos que Chávez hiciera lo suyo, no tengo dudas", dijo. "Dos períodos consecutivos contemplan muchas constituciones en nuestro continente. No deja de ser una sabia norma para evitar que los vicios del poder se devoren las virtudes de su ejercicio".

  Comentarios