América Latina

Prensa de México pide tregua a narcotraficantes

Militares mexicanos detienen a varias personas hoy, sábado 18 de septiembre de 2010, después de un enfrentamiento de las autoridades contra un grupo de desconocidos en una zona industrial de Chihuahua (México). EFE/STRINGER/ Maxima Calidad Disponible
Militares mexicanos detienen a varias personas hoy, sábado 18 de septiembre de 2010, después de un enfrentamiento de las autoridades contra un grupo de desconocidos en una zona industrial de Chihuahua (México). EFE/STRINGER/ Maxima Calidad Disponible

La tregua solicitada por un diario mexicano a narcotraficantes tras el asesinato de uno de sus fotógrafos, evidencia el alto grado de intimidación que ejercen los cárteles sobre la prensa mexicana, sometida a una ley de silencio o muerte, según organismos internacionales.

El domingo, mientras era sepultado el fotógrafo de El Diario de Juárez, Luis Carlos Santiago, de 21 años, asesinado el jueves por pistoleros, ese rotativo publicó un editorial dirigido a los "señores de las diferentes organizaciones que se disputan la plaza de Ciudad Juárez'', ubicada en la frontera con Estados Unidos.

En el editorial, titulado "¿Qué quieren de nosotros?", El Diario de Juárez reconoce a los narcotraficantes como "las autoridades de facto en esta ciudad'', la más afectada por la lucha contra el narcotráfico y epicentro de una guerra entre dos carteles que deja más de 2.000 homicidios en lo que va de este año.

"Como trabajadores de la información queremos que nos expliquen qué es lo que quieren de nosotros, qué es lo que pretenden que publiquemos o dejemos de publicar, para saber a qué atenernos'', añadió el editorialista del rotativo.

Al menos 10 periodistas han sido asesinados este año en México, mientras que una decena ha sido reportada como desaparecida o secuestrada. También se han registrado atentados con explosivos contra al menos cuatro sedes de canales de televisión.

Sin embargo, la fiscalía del estado de Chihuahua, al que pertenece Ciudad Juárez, señala que las investigaciones apuntan a que el crimen de Santiago fue por motivos personales y no por su trabajo periodístico.

Este lunes el gobierno de México dio crédito a esta versión y reiteró su rechazo a la posibilidad de una tregua en el combate al narcotráfico que lleva a cabo con unos 50.000 militares.

"No cabe en modo alguno por parte de ningún actor el pactar, promover una tregua o negociar con los criminales'', dijo Alejandro Poiré, portavoz presidencial en temas de seguridad nacional.

El texto del Diario de Juárez fue amplificado este lunes por otros medios mexicanos como el diario El Universal, que subrayó que se trata de "un reclamo doble hacia las autoridades y los criminales'' ante el sentimiento de indefensión que domina amplias regiones.

El editorial "evidencia el nivel de intimidación que hay contra la prensa y que es una constante en medios locales'' en México y también "la grave falta de respuesta por parte del gobierno'', dijo a la AFP Ricardo González, de la organización internacional de defensa de la libertad de prensa Artículo 19.

La organización Comité para la Protección de Periodistas con sede en Nueva York (CPJ, por sus siglas en inglés), que señaló hace dos semanas en un informe que la prensa mexicana está sometida a un "silencio o muerte'' por el narcotráfico, pidió al gobierno medidas para proteger a los periodistas.

Según el CPJ al menos 22 periodistas han sido asesinados y siete desaparecieron desde que el presidente Felipe Calderón asumió el poder y en diciembre de 2006 lanzó una ofensiva contra el narcotráfico en el marco de la cual han muerto 28.000 personas.

El pronunciamiento de El Diario de Juárez "es una expresión extrema, dramática y penosa y se agrega a las múltiples demostraciones del quiebre del Estado de derecho en muchas partes del país'', señaló el congresista Carlos Rico, del opositor Partido Revolucionario Institucional (PRI).

En una primera reacción oficial, la secretaría de gobernación (ministerio del interior) recordó que trabaja en un plan para la protección de los periodistas amenazados, como lo solicitó en agosto una misión de relatores sobre libertad de expresión enviada por la ONU y la OEA.

Pero esas medidas han sido largamente aplazadas, señalaron dirigentes políticos.

  Comentarios