América Latina

Deslave en México sepultó cientos de viviendas y deja al menos siete muertos

Aspecto general de este 27 de septiembre de 2010 de los daños a la infraestructura los daños provocados por el invierno en la zona turística de Puerto Escondido, estado de Oaxaca (México), donde continuan los delaves de tierra. Alrededor de 300 viviendas quedaron sepultadas en la madrugada de hoy, martes 28 de septiembre de 2010, al derrumbarse un cerro en la comunidad indígena de Tlahuitoltepec, en el sureño estado de Oaxaca, informó el director del Instituto de Protección Civil de ese estado mexicano, Carlos Ramos Aragón. EFE/Quadratín
Aspecto general de este 27 de septiembre de 2010 de los daños a la infraestructura los daños provocados por el invierno en la zona turística de Puerto Escondido, estado de Oaxaca (México), donde continuan los delaves de tierra. Alrededor de 300 viviendas quedaron sepultadas en la madrugada de hoy, martes 28 de septiembre de 2010, al derrumbarse un cerro en la comunidad indígena de Tlahuitoltepec, en el sureño estado de Oaxaca, informó el director del Instituto de Protección Civil de ese estado mexicano, Carlos Ramos Aragón. EFE/Quadratín

Un deslave sepultó este martes cientos de viviendas en el poblado indígena de Santa María, en el sureste de México, con saldo provisional de siete muertos y 100 desparecidos, aunque las autoridades regionales estiman que hasta mil personas podrían haber quedado sepultadas.

En Colombia, en tanto, grupos de socorristas seguían este martes buscando a entre 20 y 30 personas que quedaron sepultadas por un alud de tierra el lunes en una carretera del noroeste del país.

"Son 7 muertos y 100 desaparecidos, es el reporte que nos han dado las autoridades'' del poblado, dijo a la radio Formato 21 el gobernador Ulises Ruiz, al realatar que intentó llegar en helicóptero a la zona afectada pero las malas condiciones climatológicas impidieron el aterrizaje.

Ruiz, informó antes al canal Televisa que un cerro había caido "sobre entre 100 y 300 viviendas'' y que se temía por la vida de "entre 500 y 600 gentes, se dice que hasta mil'', añadió.

El gobernador explicó que los equipos de rescate no han logrado llegar a la zona donde ocurrió la avalacha, en la sierra de Oaxaca, afectada en los últimos días por persistentes lluvias.

"No hemos podido llegar al lugar. Se está trasladando personal del Ejército mexicano, rescatistas y personal de salud'', añadió el gobernador.

Santa María se encuentra unos 130 km al noreste de la ciudad de Oaxaca, capital del estado del mismo nombre, pero un derrumbe en la carretera impide el paso de todo vehículo, comprobó un periodista de la AFP.

Elementos del Ejército y policías estatales intentaban la mañana del martes de liberar el camino para permitir el acceso de los socorristas, que tampoco han logrado trasladarse por vía área a la zona debido a la lluvia y la neblina.

Donato Vargas, secretario de bienes comunales del poblado de unos 10.000 habitantes, dijo a la AFP vía telefónica que el derrumbe ocurrió alrededor de las 03HOO (08H00 GMT) en el barrio de El Calvario en Santa María.

Las autoridades de esa localidad, que se rige de acuerdo a las costumbres indígenas, buscaban al amanecer a centenares de personas que habitan en la zona afectada por el derrumbe.

"Tememos que las personas desaparecidas estén sepultadas dentro de sus viviendas porque ya las hemos buscado en lugares cercanos'', añadió Vargas.

La comunicación con el poblado de Santa María se complica debido a que no cuenta con instalaciones telefónicas fijas ni móviles y la única vía al exterior es un teléfono satelital.

La mayoría de las casas del poblado son de muros de adobe y techos de madera y teja, y su principal actividad económica es la agricultura, mientras que numerosos de sus habitantes trabajan durante la semana en las zonas urbanas del estado de Oaxaca.

Vargas relató que al amanecer reinaba el caos y la confusión en la comunidad, con pobladores de Santa María y de localidades cercanas que acudieron a la zona del derrume para tratar de escarbar, muchas veces con las manos, en la tierra y poder acceder a las viviendas sepultadas.

"Pedimos auxilio urgente del ejército y del gobierno porque hasta el momento nadie ha llegado'', señaló.

Numerosas personas, que habitan en viviendas que no fueron afectadas por el derrumbe, buscaban desesperadas a sus familiares, añadió Vargas.

Los estados del sur de México y Centroamérica fueron golpeados en las últimas semanas por fuertes precipitaciones, tras el paso de varias tormentas y ciclones. El gobierno mexicano consideró que se trata de la mayor temporada de lluvias de la que tiene registro.

Las lluvias en México han dejado desde mediados de mayo más de 80 muertos, más de 810.000 damnificados y pérdidas cercanas a los 4.000 millones de dólares en México, según Protección Civil.

En Colombia, en tanto, prosegía la búsqueda de entre 20 y 30 personas sepultadas por un deslave en Manglar, unas tres horas al oeste de Medellín (400 km al noroeste de Bogotá), en la carretera que conduce al mar, en Urabá.

Decenas de personas se han agolpado a los bordes de la carretera, a la espera de recibir noticias de sus familiares que suponen quedaron bajo el alud de tierra.

Al menos 74 personas han muerto en Colombia desde marzo a causa de las lluvias, que han dejado también 159 heridos y 812.997 damnificados en 27 de los 32 departamentos del país, según el ministerio del Interior.

Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios