América Latina

Ventas de vehículos en Brasil caen 19.9% en lo que va de este año

Un trabajador brasileño ensambla un carro para exportación en la planta de la General Motors en Sao Caetano do Sul, a 25 Km al sur de Sao Paulo, en el 2004.
Un trabajador brasileño ensambla un carro para exportación en la planta de la General Motors en Sao Caetano do Sul, a 25 Km al sur de Sao Paulo, en el 2004. AFP

Las ventas de vehículos nuevos en Brasil alcanzaron las 893,752 unidades en los primeros cuatro meses del año, lo que supone un retroceso del 19.9% respecto al mismo periodo del año anterior, informó el martes la Federación Nacional de Distribuidores de Vehículos Automotores (Fenabrave).

El pasado abril, la comercialización de automóviles, utilitarios, camiones y autobuses en Brasil (219,350 unidades) retrocedió un 6.53% respecto al mes precedente y un 25.19% frente a abril del año pasado.

El desplome de las ventas obligó a Fenabrave a rebajar sus proyecciones para este año, cuando espera que sean comercializados 2.38 millones de unidades, lo que representa una caída del 18.93% con respecto al 2014 (3.49 millones).

Las ventas de vehículos, que la patronal mide por el total de placas expedidas por el departamento de tránsito, vienen cayendo en Brasil desde que el gobierno suspendió los descuentos fiscales que concedía al sector para estimularlo.

A ello se suma una desaceleración de la economía brasileña, que el año pasado sólo creció un 0.1% y puede sufrir una contracción de hasta el 1.0% en el 2015, según las últimas proyecciones, así como a un aumento de los tipos de intereses.

“Encontramos muchos más obstáculos de los que estaban previstos, aquello que se pensaba es mucho peor. (A inicios del año) se creía que la economía podría estar en un nivel estable o con un pequeño crecimiento”, sostuvo Alarico Assumpçao, presidente de la Fenabrave.

En este sentido, Assumpçao defendió el ajuste fiscal propuesto por el gobierno brasileño para equilibrar las maltrechas cuentas públicas y el cual todavía debe ser aprobado por el Congreso.

“Es un remedio amargo pero necesario para tener un escenario más positivo en el segundo trimestre”, subrayó el presidente de la patronal en una rueda de prensa.

Este lunes, la fabrica de automóviles Volkswagen concedió vacaciones colectivas a 8,000 de los 13,000 empleados de su planta en Sao Bernardo do Campo, su mayor fábrica en Brasil, y suspendió temporalmente la producción en el cordón industrial de la región metropolitana de Sao Paulo.

Volkswagen justificó en un comunicado que la medida fue adoptada para “adecuar el volumen de producción a la demanda de mercado” e informó de que los 8,000 trabajadores se reincorporarán al trabajo en 10 días, cuando será retomada la producción de la fábrica.

  Comentarios