América Latina

Aplicación de ley sobre marihuana genera dudas en Uruguay

La aplicación de la ley que legaliza la producción y la venta de marihuana aprobada el martes por el Parlamento uruguayo genera dudas e interrogantes, admitieron hoy fuentes oficiales y legislativas.

El “éxito” de la nueva medida “depende sustancialmente” de que los organismos de control como la Dirección General de Prevención del Tráfico de Drogas, aduanas, policía aeroportuaria y otros “tengan incluso más rigor que en la actualidad”, afirmó el secretario general de la Junta Nacional de Drogas (JND), Julio Calzada.

La nueva ley es una “herramienta” para “desestructurar” el mercado ilegal de drogas que “tanto daño causa”, agregó el funcionario el declaraciones que publica la página digital de la Presidencia de Uruguay.

Calzada dijo que desde la JND se lleva a cabo una labor con varios ministerios para “regular” la aplicación de la ley.

El presidente uruguayo, José Mujica, impulsor de la legalización de la producción y venta de marihuana, dispone de un plazo de diez días para la promulgación de la ley y, posteriormente, la JND tendrá cuatro meses para su reglamentación.

Entre los temas a definir están las licencias que deberá emitir el recientemente creado Instituto de Regulación y Control del Cannabis (IRCCA) para permitir la producción, acopio y distribución de marihuana, las licencias para expender la droga en farmacias, otras licencias para auto cultivadores y clubes de cannabis, admitió Calzada.

También se debe definir el tipo de licencias para el uso terapéutico, médico y cosmético de la marihuana.

El secretario de la JND dijo que el Gobierno uruguayo “está trabajando” en el sistema de registro que se instrumentará una vez esté reglamentada la ley, mediante un software para permitir un “control generalizado” del sistema “desde el momento de la producción de la marihuana hasta su venta”.

Destacó, además, la voluntad de la Administración de Mujica de crear un “comité científico” con académicos e intelectuales de varios países como “observadores” del proceso y para recomendar eventuales cambios.

En una entrevista con Efe la pasada semana, Calzada dijo que las autoridades uruguayas tienen “la convicción” de que la reglamentación de la ley “juega un papel tan importante como la ley misma”.

“Tenemos que dejar claras las condiciones de seguridad que hacen a esta compleja cadena de producción, distribución y venta. La clave es que sea segura para los ciudadanos, que evite fugas, y que dé respuesta y tranquilidad a los vecinos”, insistió Calzada.

Según una reciente encuesta de la empresa CIFRA, el 61 % de los uruguayos se opone a la legalización de la producción y venta de la marihuana en el país, donde el consumo no está penado desde hace años.

“Todos los aspectos de la ley tienen que ser regulados, como la forma en que se podrá cultivar para uso medicinal, o para uso recreativo o los clubes de cannabis. Estamos trabajando en ello y aún falta tiempo”, reconoció el funcionario.

El secretario de la Presidencia uruguaya, Homero Guerrero, dijo hoy a medios locales que el Gobierno piensa contratar a juristas para redactar el decreto reglamentario de la ley que establece el “control y la regulación por parte del Estado de la importación, exportación, plantación, cultivo, cosecha, producción, adquisición, almacenamiento, comercialización, distribución y consumo de la marihuana y sus derivados”.

El expresidente y actual senador Luis Alberto Lacalle (1990-1995), del Partido Nacional o Blanco, principal de la oposición, cuestionó la decisión y planteó interrogantes sobre la medida.

  Comentarios