América Latina

Estafador estadounidense cambió de identidad en Argentina y vivía frente al mar en Perú

- Uno de los estafadores más buscados del mundo, el estadounidense Eric Bartoli, obtuvo una identidad falsa en Argentina y hacía sus negocios en Perú, donde se instaló en un penthouse frente al mar.

Bartoli, de 61 años, y nacido en Lansing, Michigan (norte de Estados Unidos), fue capturado el miércoles en Lima por un grupo de inteligencia de la policía peruana.

El hombre se instaló en Perú como un argentino de origen italiano que operaba un gran menú de negocios en compañías de distintos rubros, según la investigación policial.

“Vivía en un penthouse en una zona exclusiva frente al mar y llevaba una vida de lujos con altos gastos personales por unos 25.000 dólares mensuales”, dijo a la AFP el coronel Oscar Llatas, jefe de la policía fiscal.

Bartoli era el quinto estafador más buscado del mundo por el FBI e Interpol, que intentaban dar con él desde el año 2003, cuando se le abrieron en el estado de Ohio varias causas por estafa y lavado de dinero.

“En 2004 se traslada a Perú y crea una empresa fantasma, Dow Theory Analysis, con la que capta muchos inversionistas de Sudamérica”, dijo Llatas.

El FBI sospechaba desde 2009 que Bartoli se ocultaba en territorio peruano y dio aviso a la policía local, que inició una investigación y ordenó su captura.

Bartoli se fuga en julio de 2011 por tierra a Argentina donde obtiene, con una partida de nacimiento falsificada, una cédula de identidad y un pasaporte como Giuseppe Luigi Borelli Orlandini.

Con su nueva identidad, en 2012 regresa a Perú y obtiene una cédula como extranjero.

Eric Bartoli, que utilizaba también los alias Enrico Orlandini y Steve Betts, está casado con una peruana y tiene un hijo en Holanda y una hija en Estados Unidos, según las investigaciones policiales.

En Perú operaba con “varias empresas como Minera Yauricocha, Compañía de Transportes Aurora y Hotel Regidor, entre muchas otras, en las que aparece como director”, dijo Llatas.

La policía inició un rastreo con un grupo especial de inteligencia que logró capturarlo mientras hacía ejercicios matinales el miércoles en el barrio limeño de Chorillos, cerca de su domicilio.

El presunto estafador fue detenido sin ofrecer resistencia y puesto a disposición del poder judicial, que debe coordinar ahora con la justicia de Estados Unidos lo atinente a una extradición solicitada por ese país, donde tiene abiertas causas por defraudación financiera, lavado de activos y asociación ilícita para cometer estafas y lavado de dinero.

Bartoli -calvo, con lentes y barba cana- había constituido en Ohio, Estados Undios, una compañía de inversiones en 1995, Cyprus Funds, con la que estafó a más de 800 inversionistas latinoamericanos y de Estados Unidos por un monto mínimo de 65 millones de dólares.

Muchos de los estafados eran retirados estadounidenses que buscaban invertir sus ahorros, dijo el FBI.

El eje de la estafa era la promesa de una inversión segura y de gran rentabilidad en distintos rubros desde petróleo hasta telefonía, hotelería y turismo, a través de empresas fantasmas.

Una vez que captaba el dinero de sus víctimas, lo transfería a cuentas personales y desaparecía sin dejar rastro.

  Comentarios