América Latina

Destitución de alcalde de Bogotá crea crisis institucional

El fiscal general de Colombia, Eduardo Montealegre, considera que la destitución e inhabilitación por 15 años del alcalde de Bogotá, Gustavo Petro, ha puesto al país en una crisis institucional que puede tener “consecuencias e implicaciones políticas enormes para la democracia”.

Montealegre, que en los próximos días se reunirá con el presidente colombiano, Juan Manuel Santos, para analizar la situación, dijo en una entrevista este fin de semana con Efe que la solución para esa crisis está en manos del jefe de Estado, que debe decidir si el procurador general, Alejandro Ordóñez, tiene facultades para destituir o no a Petro por un asunto administrativo.

“Mi posición frente al presidente de la República va a ser muy clara. Creo que hay que reconocer una crisis institucional y además le diré al presidente de la República que la llave maestra para solucionar la crisis institucional la tiene el propio presidente”, expresó.

El fiscal explicó que hay una tesis que dice que sólo el presidente puede destituir al alcalde de Bogotá por fallas administrativas y en esto no puede haber medias tintas pues es un caso que “hay que tomarlo en blanco o en negro”.

“El presidente tiene que tomar una decisión contundente acerca de la delimitación de competencias. O es el procurador o es él. Yo le voy a solicitar al presidente que tome una postura muy clara frente al tema acerca de si el competente es el procurador o el presidente de la República”, dijo el fiscal.

  Comentarios