América Latina

Ex presidente argentino De la Rúa espera las disculpas de quienes le difamaron

El ex presidente argentino Fernando De la Rúa (1999-2001), absuelto este lunes de un delito de sobornos durante su mandato, aseguró hoy que espera las disculpas de quienes le difamaron y “llevaron a engaño a la sociedad”.

En una entrevista publicada por el diario “Clarín”, De la Rúa vuelve a calificar de “complot” el juicio oral al que fue sometido por el presunto pago de sobornos a senadores para aprobar una polémica reforma laboral, muy rechazada por los sindicatos.

“Hubo una conspiración con esta denuncia”, asegura el exmandatario, quien sostiene que fueron varios los que urdieron ese “complot” en diferentes etapas.

“Se pone de manifiesto que provocaron una crisis institucional primero y luego mi caída”, señala De la Rúa en referencia a su renuncia como presidente del Gobierno en 2001.

El expresidente se remite al fallo judicial de ayer para afirmar que “todo fue una infamia. La denuncia, insisto, fue el inicio de un complot. Con una gran actitud de respeto a la Justicia, sufrí diez años de miserabilidad”.

De la Rúa hace mención al exsecretario parlamentario Mario Pontaquarto, absuelto también en el juicio, como el resto de los imputados, quien declaró haber llevado él mismo una maleta con el dinero para el supuesto pago de sobornos.

“El tribunal considera que fue un embaucador. Esto es punto de partida de un complot”, señala.

Por su parte, en una entrevista con una televisión local, Pontaquarto volvió a denunciar la existencia de los sobornos.

“Yo no inventé nada, las coimas existieron”, dijo rotundo el exsecretario parlamentario.

“Cómo voy a fabular, si por todo esto me separé de mi familia, me deprimí, tuve un intento de suicidio Para qué todo eso, ¿qué beneficio conseguí si estuve siete años sin trabajar?”, añadió.

Pontaquarto aseguró que hizo “todo lo que tenía que hacer” y “ahora que se haga cargo la Justicia. Tengo la tranquilidad de haberme sacado toda la basura de adentro”.

Tras escuchar a unos 300 testigos durante 14 meses, la Justicia argentina absolvió ayer a De la Rúa y al resto de los acusados, para los que la Fiscalía había solicitado seis años de prisión y la Oficina Anticorrupción, como parte querellante, seis años y medio.

Entre los que prestaron declaración estuvieron el ex vicepresidente Carlos Álvarez y la actual presidenta argentina, Cristina Fernández, quien presentó un escrito ante el tribunal.

En el momento de los hechos que fueron juzgados, la actual mandataria ocupaba un escaño en el Senado y votó en contra de la reforma laboral.

También testificaron funcionarios, legisladores, políticos e incluso periodistas.

El proceso oral, que comenzó el 14 de agosto de 2012, es el segundo juicio contra un ex mandatario democrático argentino desde la última dictadura (1976-1983).

En junio pasado, el expresidente argentino Carlos Menem (1989-1999) fue condenado a siete años de prisión por un presunto contrabando de armas a Croacia y Ecuador, aunque por su condición de senador no tendrá que ingresar en la cárcel.

  Comentarios