América Latina

Los cocaleros de la región boliviana de Yungas estrenan una emisora de radio

El presidente de Bolivia, Evo Morales, inauguró este martes una radio en la zona tropical de los Yungas, en La Paz, que será administrada por las federaciones de productores de hoja de coca de esa región.

El mandatario boliviano aseguró estar cumpliendo “un sueño” al dotar de una radio a los cocaleros de los Yungas en un acto en el pueblo de Chulumani, a 120 kilómetros de La Paz, donde se encuentra la sede de la nueva emisora.

La radio lleva el nombre aimara “Jallalla coca”, que significa “viva la coca” y, según el gobernante, es la “pareja” de la emisora “Causachun Coca” (Viva la coca, en quechua) que opera en la zona cocalera del Chapare (centro), su bastión político y sindical.

“(La radio) será la voz del cocalero yungueño y por tanto la voz de los movimientos sociales de esta región, de los dirigentes”, aseguró Morales tras el acto, en una entrevista concedida al nuevo medio de comunicación.

Indicó que una de las “misiones importantes” de su Gobierno es “dotar de medios de comunicación” a aquellos sectores que antes no tenían “voz” para que ahora puedan expresarse y estén informados.

Recordó que la radio cocalera en el Chapare permitió fortalecer a los sindicatos allí ante la “presencia norteamericana” que antes existía en la zona.

Morales también recomendó a los dirigentes cocaleros de los Yungas que administren correctamente la radio, pues se trata de una “empresa de comunicación” que es “patrimonio” de esos sectores.

En su discurso, el mandatario, que aún es el máximo líder de los sindicatos de productores de coca del Chapare, reivindicó la importancia cultural y tradicional de la coca que, según dijo, representa la “identidad” de los pueblos de Bolivia.

“Desde 1940 ó 50, se inventaron este tema de la cocaína para satanizar, penalizar la hoja de coca. Y recién el año 1961, mediante una convención, penalizan la hoja de coca con fines de erradicar nuestra identidad”, afirmó.

Según Morales, “hay una lucha profunda entre dos colores verdes, el del dólar norteamericano y el de la coca”.

Pero a su juicio la planta “va a sepultar al capitalismo”, pues mientras los países en desarrollo como Bolivia se van levantando, ese sistema está en crisis.

Agregó que la coca tiene “mucha importancia no solamente de carácter cultural y social, sino también de carácter ideológico”, por lo que, según dijo, es “obligación” de su Gobierno y los sindicatos “seguir defendiendo” sus usos tradicionales.

También lamentó el desvío de la planta al narcotráfico, si bien señaló que los organismos internacionales reconocen las acciones del Ejecutivo boliviano en la lucha antidrogas.

Los dirigentes cocaleros y campesinos de los Yungas agradecieron a Morales por la radio y le ratificaron su respaldo en los comicios previstos para octubre de 2014, en los que el presidente buscará su reelección para un tercer mandato hasta 2020.

Estos sectores también anunciaron que no permitirán que los partidos de oposición hagan campaña en esta zona.

  Comentarios