América Latina

Alertan sobre toxicidad de gases volcánicos

Las autoridades de El Salvador advirtieron este miércoles a la población que el “incremento” de las emanaciones de gases del volcán Chaparrastique, en el este del país, son una amenaza para la salud y determinaron continuar con las evacuaciones.

La advertencia sobre el peligro de inhalar dióxido de carbono y dióxido de azufre la hizo el viceministro de Salud, Eduardo Espinoza, luego de censurar la resistencia a evacuar que presenta la población adyacente al volcán, ubicado en el departamento de San Miguel.

“EL dióxido de carbono es incoloro, es inodoro y la gente ni puede percibirlo y si se generan grandes cantidades y permanece estático (…) la gente sencillamente se puede morir ahí”, declaró Espinoza en rueda de prensa.

El martes, de 2,214 personas que habían sido evacuadas el pasado domingo, sólo un poco más de 200 quedaron en los albergues en virtud de que la mayoría regresaron a sus viviendas para recibir el año nuevo, pero Meléndez dio la orden en el inicio de la noche de volver a evacuarlos.

Pese a que en la zona prevalece una alerta “naranja”, decenas de curiosos y hasta familias completas con niños se acercan al contaminado cantón Las Placitas para fotografiar el coloso, que tuvo su última erupción en 1976.

El domingo pasado el volcán, de 2,130 metros de altura, hizo una “erupción explosiva” de ceniza y gases.

Según Espinoza, el dióxido de azufre da características “ácidas” a las emanaciones, por lo que “puede haber quemaduras al respirarlo”.

El director de Protección Civil, Jorge Meléndez, dijo el martes que se produjo “un incremento muy fuerte” de las emanaciones de gases.

“El diagnóstico de las consecuencias (de resistirse a la evacuación) es el siguiente: muchas personas pueden amanecer fallecidas en estas comunidades (en torno al volcán)”, enfatizó Meléndez.

Por su parte, el Ministerio de Medio Ambiente destacó que las emisiones de dióxido de azufre “continúan elevadas” por el proceso de “desgasificación” del volcán.

“El promedio diario para el día 29 de diciembre fue de 637 toneladas de dióxido de azufre (SO2), mientras que el día 30 alcanzó 1,244 toneladas y el día 31 alcanzó 2,200 toneladas”, según el informe de los técnicos.

Medio Ambiente advirtió que “se mantiene una situación de riesgo” para la población que transita o habita en los alrededores del volcán y no descartó nuevas erupciones.

Enclavado en el llamado cinturón de fuego del Pacífico, el volcán Chaparrastique o San Miguel ha tenido al menos 20 erupciones en los últimos 300 años, según los registros históricos.

  Comentarios