América Latina

Morales en campaña para despenalizar hoja de coca

NACIONES UNIDAS (AP) – El presidente boliviano Evo Morales llevó el miércoles su campaña para despenalizar la hoja de la coca a la sede de Naciones Unidas, donde dijo que el mundo la empieza a valorar, al igual que ha ocurrido con la quinoa, e insistió en que el próximo paso será retirarla de la lista de estupefacientes.

Bolivia asumió el miércoles la presidencia del Grupo de los 77 más China y Morales usó esa nueva plataforma internacional para impulsar su defensa de la hoja de coca y dejar claro sus poderes curativos.

“Esa hoja de coca tan satanizada, penalizada, criminalizada, ahora poco a poco la vamos valorando”, dijo Morales. “El año pasado logramos mediante legislaciones internacionales que se reconozca el consumo tradicional de la hoja de coca. La próxima tarea será como retirar la hoja de coca de la lista de estupefacientes”.

“Hoy hemos comido nuevamente la quinua y lo único que me falta es pijchear (mascar) la hoja de coca, y será en la próxima con muchas autoridades”, dijo Morales en una rueda de prensa tras asumir la presidencia del Grupo de los 77 (G77).

El mandatario destacó que el año pasado se logró que “mediante legislaciones internacionales” se reconozca el consumo tradicional de la hoja de coca y ahora su próxima “tarea” será retirarla de la lista de estupefacientes de la Convención de la ONU de 1961.

La coca tiene en Bolivia rango de patrimonio constitucional por el arraigo de su importancia cultural, pero también es desviada al narcotráfico porque contiene alcaloides que, mezclados con químicos, se convierten en materia prima de la cocaína.

Morales, que encabezó un almuerzo en la sede de Naciones Unidas en el que el producto estrella fue la quinua, insistió después ante la prensa en que en su estado natural “la hoja de coca no hace un gran daño al ser humano”.

Es más, aseguró que “no solo algunos bolivianos, también algunos sudamericanos se curan de diabetes con la hoja de coca”, de la que lamentó que haya sido “satanizada y criminalizada”, aunque celebró que “poco a poco la vamos recuperando”.

En cuanto a la quinua, el presidente boliviano dijo que al igual que ocurre con la hoja de coca, se trata de productos que estaban “condenados y criminalizados” en el pasado, y que odiaban “por ser el alimento del indio”.

“Pero ahora es apreciado por el imperio, y después (de la celebración en 2013) del año internacional (de la quinua) ha empezado a subir el precio. Los productores están contentos pero los consumidores molestos”, admitió Morales.

Aunque Naciones Unidas ha reconocido a Bolivia el derecho de defender el “acullicu” (mascado) de hoja de coca entre su población, también ha remarcado que la hoja sigue incluida en la lista de estupefacientes y su exportación está vetada.

El G-77 se conformó en 1964 para vincular a países en vías de desarrollo, aunque en la actualidad el bloque está formado por 133 naciones. Fiji asumió la presidencia en el 2013 y le dio el turno a Bolivia el miércoles durante una ceremonia en la que habló Morales.

El 2 de enero el mandatario dijo en Bolivia que analizaría llevar su lucha contra la despenalización de la hoja de coca al G-77 más China.

En el 2012, Morales logró ingresar una objeción contra la Convención de Estupefacientes de Viena de 1960, la cual prohibe la masticación de la hoja de coca. En Bolivia se mastican las hojas de coca frescas ya que se considera mitigan el cansancio, el hambre y el mal de altura que causa la ciudad de La Paz, que está a más de 3.600 metros sobre el nivel del mar.

Morales habló el miércoles durante una rueda de prensa sobre la reducción de campos de coca que ha llevado a cabo su gobierno en Bolivia.

“Después de nacionalizar la lucha contra el narcotráfico, tenemos resultados reconocidos por la comunidad internacional”, dijo Morales. “Son nuevas políticas. En cumbres sobre narcotráfico vamos a compartirlas con los distintos gobiernos y presidentes del mundo. La represión, las intervenciones, no es ninguna solución. Antes sólo había muertos y muertos de campesinos, productores de coca. Ahora se respetan los derechos humanos”.

Por la mañana, Morales participó en la ceremonia de traspaso de la presidencia del bloque de países y dio un largo discurso en contra del capitalismo, las monarquías y el colonialismo. Invitó a los países que forman el G-77 a viajar a Bolivia el próximo 15 de junio para participar en la cumbre anual del bloque y celebrar así el 50mo aniversario del grupo.

  Comentarios