América Latina

Opositores protestan contra Ortega y reelección indefinida en Nicaragua

Decenas de opositores nicaragüenses protestaron este viernes en Managua contra las reformas constitucionales aprobadas recientemente por el Congreso, pendientes de ratificación, que permitirían al presidente, Daniel Ortega, optar por una tercera reelección consecutiva.

“No a la reelección indefinida”, “Ortega dictador”, exclamaron los manifestantes durante la protesta que se concentró cerca de la sede del Congreso, al norte de la capital, fuertemente vigilada por la Policía.

“Nicaragua necesita más libertad de expresión, porque se están cerrando (los espacios democráticos), y hay un gobierno de una sola cara que no es democrático”, expresó uno de los manifestantes, Luis Hernández.

La protesta, en la que participaron más de 200 personas, fue convocada por grupos de oposición con motivo del 36 aniversario del asesinato del periodista Pedro Joaquín Chamorro, considerado el héroe de las libertades públicas en Nicaragua.

Chamorro, firme opositor a la dictadura somocista que gobernó el país durante casi 45 años, fue asesinado en 1978, un año antes del triunfo de la revolución sandinista.

Los hijos de Chamorro y políticos locales le rinden homenaje todos los años en el sitio en que murió, cerca del Congreso, donde está erigido un monumento en su memoria.

Según la oposición, la lucha de Chamorro sigue vigente debido al retroceso que ha sufrido la democracia en Nicaragua desde que Ortega retornó al poder con el Frente Sandinista (FSLN, izquierda) en 2007.

“Necesitamos un gobierno que nos ponga en la ruta de la democracia, del desarrollo, de respeto a los derechos humanos”, afirmó Cristina Chamorro, hija del periodista.

En el marco de la protesta, los opositores repudiaron el paquete de reformas constitucionales que aprobó en diciembre pasado el parlamento, controlado por el oficialismo, para eliminar entre otros aspectos la prohibición a la reelección presidencial sucesiva y autorizar la contratación de policías y militares en el gobierno.

Las enmiendas, que entrarán en vigor después de que sean ratificadas en una segunda votación en el Congreso antes del 10 de marzo, abrirán a Ortega el camino para optar a un tercer mandato sucesivo desde el 2007 y cuarto desde la Revolución que presidio en los años 80.

“Ortega ha destruido la incipiente institucionalidad democrática” y promovido la “corrupción, el nepotismo (y el), abuso de poder”, declaró una dirigente de la protesta, Violeta Granera, al dar lectura a una proclama del movimiento Unidad por la República, que agrupa a varios grupos políticos y civiles de oposición.

  Comentarios