América Latina

Gobierno colombiano está decidido a trabajar con las FARC por la paz

El equipo negociador del gobierno colombiano aborda el primer ciclo de conversaciones de paz de 2014, que comienza el lunes en La Habana, decidido a trabajar con las FARC para lograr un acuerdo de paz y superar todos los escollos que pueda presentar este año electoral.

Este es el propósito de año nuevo del gobierno con respecto a la paz, dijo el jefe de la delegación, el ex vicepresidente Humberto de la Calle, en una declaración previa a su viaje a Cuba, sede permanente de los diálogos desde su inicio en noviembre de 2012.

“Nuestro derrotero para el 2014 es el mismo que nos orientó a todo lo largo del año pasado y es muy simple y concreto a la vez: trabajar sin descanso por alcanzar un acuerdo que le ponga fin al conflicto y nos abra definitivamente y de una vez por todas las puertas de la paz”, afirmó.

De la Calle reiteró que “nunca en una negociación con las FARC se había avanzado tanto como en esta ocasión”, con la firma de dos preacuerdos sobre tierras y participación política, y a la expectativa de hablar de drogas, del proceso integral que finalizará el conflicto, de las víctimas y de la refrendación.

“A partir de mañana (lunes) retomaremos las discusiones sobre el cuarto punto de la agenda, tercero en discusión”, que es la solución al problema de las drogas ilícitas, asunto que la mesa comenzó a tratar a principios de diciembre y sobre el que, según De la Calle, van a “trabajar de lleno para la construcción de acuerdos”.

De hecho, algunos medios locales han especulado con la posibilidad de que la mesa anuncie un preacuerdo hacia febrero.

Según De la Calle, el gobierno está “preparado” para hacer frente a las críticas y a la “controversia” propia del periodo electoral que se avecina con los comicios parlamentarios del 9 de marzo y presidenciales del 25 de marzo.

“Queremos una discusión leal. Una discusión seria y responsable sobre temas vitales para Colombia. Sin inventar mitos ni tejer falsedades”, advirtió a los contendientes del presidente-candidato Juan Manuel Santos, al identificar la campaña como una oportunidad para “construir el camino de Colombia sobre la base del disenso”.

Santos aspirará a la reelección mientras que su principal contradictor y opositor del proceso de paz, el ex presidente Álvaro Uribe (2002-2010), será la cabeza de lista al Senado por su movimiento el Centro Democrático porque ya agotó los dos periodos en el gobierno que contempla la ley.

En este nuevo año ambas delegaciones contarán con nuevos integrantes; el gobierno con dos plenipotenciarias que se estrenaron en el último ciclo de 2013 y las FARC con la futura incorporación de Guillermo Enrique Torres, conocido como “Julián Conrado” o “el cantante de las FARC”.

Según la guerrilla, Torres se sumará al equipo negociador una vez mejore su “precario estado de salud” después de ser excarcelado el pasado jueves por las autoridades venezolanas y trasladado a La Habana, gracias a que el gobierno colombiano anuló la petición de su extradición.

Esta polémica decisión, que fue cuestionada esta semana por algunos sectores de la opinión pública, fue justificada hoy por De la Calle, quien señaló que las partes son libres de configurar sus equipos y atribuyó el traslado de “Conrado” a “consideraciones humanitarias”.

La ronda que comienza mañana, que irá hasta el próximo 23 de enero, coincidirá con el fin de una tregua unilateral navideña que declararon las FARC durante 30 días el pasado 15 de diciembre, y que según el Centro de Recursos para el Análisis de Conflictos (Cerac) se ha violado en 10 ocasiones.

  Comentarios