América Latina

Seguidores de una poderosa iglesia cristiana marchan en Colombia en apoyo a líder

Miles de fieles de la Iglesia de Dios Ministerial de Jesucristo Internacional de Colombia secundaron el domingo una marcha en varias ciudades del país para apoyar a su líder, María Luisa Piraquive, cuestionada por unas declaraciones discriminatorias y por su supuesta responsabilidad en varios delitos.

Los seguidores de esta poderosa iglesia cristiana evangélica comenzaron a llegar a las plazas centrales de cada ciudad vestidos con camisetas con la leyenda “Yo apoyo a la hermana María Luisa”, con globos azules y blancos y múltiples pancartas.

Algunas de ellas exigían respeto al culto y a la libertad religiosa, y otras rechazaban las acusaciones de discriminación vertidas contra Piraquive, así como las de lavado de activos y enriquecimiento ilícito que afectan a su imperio político-religioso.

Las movilizaciones fueron convocadas por el Movimiento Mira, que financia esta iglesia y que tiene en sus listas a familiares de la líder religiosa.

De acuerdo con las cifras citadas en la transmisión en directo que la congregación divulga en su página de internet, al menos 300,000 personas llegaron a la Plaza de Bolívar de Bogotá.

“Queremos decirle a nuestra hermana María Luisa que nos está viendo en este momento que la amamos. Hoy hermana usted esta viendo el fruto de su trabajo, quizá esto es el 20 por ciento de lo que es la iglesia. Pero ninguno cree en esas barbaridades que han dicho los medios”, afirmó un hombre de mediana edad que tomó el micrófono.

Por su parte, un joven enfatizó: “Desde que llegué a esta iglesia nadie me ha dicho nada por tener el pelo largo, barba y ser tatuador, mientras que en otras congregaciones cristianas y católicas sí ha sido así”.

La polémica sobre esta iglesia, que tiene alrededor de 850 salas de oración en 45 países, comenzó con el video de un culto en el que Piraquive decía: “En la Iglesia de pronto había un hermano muy consagrado, pero infortunadamente sufrió un accidente y perdió un brazo o algún miembro de su cuerpo”.

“Entonces este hermano ya no se puede subir al púlpito a predicar, no porque su alma y su corazón no estén con Dios, sino por causa de la conciencia”, remató la pastora y cofundadora de la iglesia.

Esas declaraciones derivaron en un escándalo mediático sobre las actividades y finanzas del movimiento, e incluso la Fiscalía retomó investigaciones abiertas en el pasado por enriquecimiento ilícito, lavado de activos, narcotráfico y nexos con estructuras criminales, entre otros delitos.

En noviembre pasado, fue detenido en Argentina un pastor de la congregación cristiana en ese país por supuestamente liderar una red criminal vinculada a “Los Urabeños” y “Los Machos”, algunas de las bandas criminales más temidas en Colombia.

Incluso, el ente acusador colombiano pidió que las autoridades estadounidenses investigaran las propiedades de la familia en la Florida, pues se presume que acumula una fortuna de unos $14 millones.

De acuerdo con un investigaciones del diario El Tiempo, el rastreo de sus bienes se extenderán de Colombia y Estados Unidos hasta Suiza, Canadá, Austria, España, Holanda, Inglaterra, México, Panamá, Chile, Ecuador, Bolivia y Perú.

En medio de la controversia también han aflorado testimonios como el de uno de los hijos de Piraquive, quien sospecha que como su madre se opuso a que se le practicara una autopsia a su esposo tiene que ver con su muerte, así como el de parejas de otros miembros de la familia que la señalan de haber forzado separaciones y de inscribir como vástago suyo a un nieto, hijo de la senadora Alexandra Moreno Piraquive.

  Comentarios