América Latina

Hijo de capo mexicano pide una prórroga para presentar pruebas en su defensa

Huber Gómez Patiño, hijo de Servando Gómez Martínez, máximo líder del cártel de los Caballeros Templarios, hizo el lunes su declaración preparatoria, en la que solicitó la prórroga del plazo constitucional para aportar pruebas en su defensa, informó el poder judicial mexicano.

De este modo, su situación jurídica deberá ser resuelta a más tardar el próximo sábado 28 de junio a las 18.30 hora local (23.30 GMT), indicó en un comunicado el Consejo de la Judicatura Federal (CJF), órgano administrador del poder judicial en México.

El término original para resolver su situación jurídica vencía el miércoles 25 de junio.

El CJF precisó que el Juzgado Cuarto de Distrito en Materia de Procesos Penales Federales en el Estado de México recabó la declaración preparatoria de Gómez Patiño en la que declaró en relación con su detención el pasado sábado.

En un comunicado previo, el consejo indicó que Gómez Patiño fue puesto ayer a disposición del referido juzgado por su probable responsabilidad en la comisión de los delitos de delincuencia organizada, contra la salud y portación de arma de fuego de uso exclusivo de las Fuerzas Armadas.

La información añade que el detenido quedó internado en el Centro Federal de Readaptación Social Número Uno “Altiplano”, en el Estado de México.

Agentes federales detuvieron el sábado en el municipio de Arteaga del estado suroccidental de Michoacán a Gómez Patiño, de 22 años, informaron entonces en un comunicado conjunto las principales instituciones de seguridad del Gobierno mexicano.

Indicaron que a raíz de las labores de inteligencia, elementos de la Policía Federal determinaron la zona en donde se presumía que estaban ocultos sospechosos de los delitos de narcotráfico, extorsiones y homicidios, por lo que establecieron patrullajes en dicho municipio.

La mañana del sábado, agregaron las fuentes, las fuerzas federales ubicaron a un individuo que trató de huir al percatarse de la presencia de los uniformados, al que dieron alcance y capturaron antes de que pudiera oponer resistencia.

El detenido se identificó como Huber Gómez Patiño, dijo ser hijo de Servando Gómez Martínez, conocido como “La Tuta” y máximo líder de los “templarios”, y amenazó a los agentes con que serían asesinados si no lo dejaban en libertad, refirió el comunicado.

La banda de los Caballeros Templarios, que nació como escisión de la Familia Michoacana en diciembre de 2010, está acusada de tráfico de drogas, secuestros, desapariciones, homicidios, abusos sexuales, extorsiones, amenazas y exportación ilegal de minerales en Michoacán.

Habitantes de numerosos municipios de Michoacán se alzaron en armas a principios del año pasado, formando grupos de autodefensa para hacer frente a los “templarios” en vista de la incapacidad o pasividad del Gobierno estatal ante la agrupación criminal.

El avance de estos grupos armados y la persistente violencia del crimen organizado motivaron al Gobierno federal a lanzar en enero pasado una masiva operación militar y policial en Michoacán y a nombrar a un comisionado especial para la seguridad y el desarrollo del estado.

El Gobierno federal ofrece una recompensa de 30 millones de pesos (unos 2,3 millones de dólares) por informes que lleven a la captura de Servando Gómez.

  Comentarios