América Latina

Paraguayos no podrían regresar a sus viviendas

El fenómeno de “El Niño” podría impedir que decenas de miles de evacuados por las inundaciones en Paraguay regresen a sus hogares hasta el 2015, dijo el jueves la Dirección de Meteorología e Hidrología nacional.

“El fenómeno de El Niño se ha comenzado a manifestar. Por ahora se pronostica una intensidad moderada”, dijo hoy a Efe Max Pastem, jefe del departamento de Climatología de esa entidad.

En todo el país unas 203.000 personas han sido evacuadas por las crecidas del río Paraguay y, en menor medida, del río Paraná, de acuerdo con la Secretaría de Emergencia Nacional (SEN).

En Asunción, el punto más afectado, hay 75.000 desplazados, que viven en campamentos precarios en calles o plazas, en cuarteles o con familiares.

“El río no va a bajar lo suficiente como para que la gente vuelva (a sus casas), y si vuelve tendrá que salir de nuevo”, dijo Pastem.

La Organización Meteorológica Mundial (OMM) estimó hoy que la probabilidad de que se produzca un fenómeno de El Niño entre octubre y diciembre próximos está entre un 75 y un 80 %.

El “Niño” consiste en un aumento de la temperatura media en la superficie del océano en la zona central y oriental del Pacífico tropical, la cual afecta al clima mundial y en Paraguay provoca mayores precipitaciones en octubre.

Junio debería ser época seca en Paraguay, pero en su lugar las intensas lluvias de los últimos meses han ocasionado las mayores inundaciones en Asunción desde 1999.

El nivel del río aumentó hoy a 6,9 metros, agrandado por las precipitaciones de los dos últimos días en la región metropolitana, que continuarán hasta el sábado, según la Dirección de Meteorología e Hidrología.

Pastem pronosticó que el caudal llegará a 7 metros de altura y descenderá en los meses siguientes.

Sin embargo, volverá a subir desde septiembre, con el inicio de la época de lluvias, de forma que hasta final de año “podrá pasar fácilmente los siete metros” de nuevo, según Pastem.

Eso impedirá que regresen a sus hogares las personas desplazadas, mayoritariamente inmigrantes pobres o sus descendientes que se asentaron en áreas bajas en las márgenes del río en Asunción.

Pastem dijo que las fuertes tormentas registradas en los últimos días en la capital y en Capiatá, una ciudad aledaña, son “eventos extremos” que no son normales en junio.

El experto señaló que el aumento de la frecuencia de este tipo de fenómenos está asociada con el calentamiento del planeta por el cambio climático.

  Comentarios