América Latina

Capital de Paraguay en emergencia ambiental

El sector sur de la capital paraguaya se encuentra desde el jueves en el estado de emergencia ambiental por la gran crecida del río Paraguay que inundó el principal vertedero de basura con un alto riesgo de alcanzar un depósito con líquidos contaminantes.

María Cristina Morales, directora de la estatal Secretaría del Ambiente, dijo que “el vertedero Cateura, del barrio del mismo nombre, está totalmente inundado pero la pileta de fluidos lixiviados (líquido que se ha filtrado procedente de los residuos) por ahora está a salvo por encontrarse a 10 metros de altura mientras que el nivel del río llegó a 7.20 metros”.

Pero advirtió que “si el río sigue subiendo estaremos ante un posible desastre ambiental porque los lixiviados ingresarán al cauce”.

La Cámara de Diputados apoyó una declaración de emergencia ambiental y se espera que el Senado apruebe una extensión del presupuesto de gastos de la Secretaría del Ambiente por un millón de dólares para buscar técnicas rápidas de prevención de contaminación.

El relleno sanitario Cateura, del barrio del mismo nombre, se encuentra en una zona baja del sur de Asunción.

Las intensas lluvias desde febrero, además de las riadas del Paraguay y Paraná, obligaron a unas 300,000 personas en 13 de los 17 departamentos a abandonar sus viviendas ubicándose en precarios campamentos en lugares más altos.

La Dirección de Meteorología pronosticó que los ríos iniciarán su lento descenso a partir de agosto.

El río Paraná siguió bajando de nivel a su paso por la hidroeléctrica Yacyreta, que comparten Paraguay y Argentina, y la reducción del caudal ayudará al desagüe del río Paraguay, que sigue en alza en Asunción y cuyo desbordamiento ha provocado cientos de miles de damnificados.

La altura del Paraná registrada hoy en la localidad argentina de Ituzaningó, cercana a la presa, fue de 2,8 metros, frente a los 3,30 que marcó el miércoles, con lo que se aleja del umbral de alerta situado en 3,5 metros, según los técnicos de Yacyretá.

“Continúa el ritmo de bajante de los caudales afluentes al embalse” de la represa, aseguró la Entidad Binacional, que prevé que el caudal, que comenzó a disminuir el martes, baje hasta los 2 metros de altura en tres días.

Según Yacyretá, los centros meteorológicos pronostican precipitaciones escasas en las cuencas de aporte inmediato al embalse para los próximos días, mientras que las lluvias auguradas para el fin de semana serán de menor intensidad que lo que se esperaba.

“Se prevé que los niveles continuarán bajando conforme al pulso hidrológico del río”, según el informe de la represa.

Desde el lunes hasta el jueves de la semana pasada la zona cercana a la presa recibió entre 150 y 250 milímetros de lluvia, pese a que junio es un mes tradicionalmente seco.

La bajada del Paraná ayudará al desagüe del caudal del Paraguay, su tributario, que hoy alcanzó una altura de 7,24 metros a su paso por la capital, según informaron las autoridades, lo que ha desplazado a unas 75.800 personas de sus hogares, según el Municipio de Asunción.

Hasta el momento hay unos 231.360 damnificados en todo Paraguay por las riadas ocasionadas por las lluvias de los últimos meses, según la Secretaría de Emergencia Nacional (SEN).

El Senado paraguayo declaró hoy por unanimidad la situación de emergencia ambiental en el mayor vertedero del país, ubicado en Asunción, y sus inmediaciones ante el peligro de contaminación por la crecida.

  Comentarios