América Latina

Acusado de masacre en Guatemala enfrenta cadena perpetua

La fiscalía de Guatemala solicitó el jueves una pena de 690 años de prisión para el ex guerrillero guatemalteco Fermín Solano Barillas, acusado de ser el responsable de una matanza de 22 campesinos en 1988.

La sentencia o absolución de Solano Barillas podría dictarse el viernes cuando continuará el juicio que enfrenta en el departamento (provincia) central de Chimaltenango, donde este jueves se presentaron los argumentos finales.

El ex guerrillero es acusado de ser el responsable de la llamada masacre de El Aguacate, en el municipio de San Andrés Iztapa (Chimaltenango), durante el conflicto armado interno (1960-1996) que según cifras oficiales dejó alrededor de 250,000 personas muertas o desaparecidas.

Solano Barillas es el primer exguerrillero en enfrentar la Justicia por crímenes de guerra, mientras que varios militares de Guatemala han sido condenados por sus actos durante el conflicto.

El Ministerio Público (MP, Fiscalía) solicitó una pena de 30 años de prisión por cada asesinato, además de otros 30 por delitos contra la humanidad, y recalcó durante sus conclusiones que Solano Barillas fue quien ordenó la masacre con “tratos crueles e inhumanos”.

La defensa del sindicado precisó durante la audiencia que Solano Barillas se encontraba en México cuando ocurrió la matanza y además señaló contradicciones en la versión de los testigos que lo acusaron.

El Tribunal de Sentencia de Chimaltenango, situado a 60 kilómetros de Ciudad de Guatemala, programó para el viernes por la mañana su posible veredicto, tras suspender la audiencia de este jueves debido a que debían atender otros casos.

  Comentarios