América Latina

Argentina acusa a juez de EEUU de ‘insólita prohibición de cobro’

El juez neoyorquino Thomas Griesa rechazó el martes desbloquear los pagos a los tenedores de deuda argentina reestructurada antes del 30 de julio e instó al gobierno de ese país y a los fondos de inversión demandantes a seguir negociando para no caer en un cese de pagos que “todavía puede evitarse”.

“La medida cautelar no es algo necesario para la negociación del acuerdo”, dijo Griesa al rechazar una petición de medida cautelar presentada por Argentina.

El magistrado rechazó el “stay” o medida cautelar porque “va en contra de los derechos de los demandantes”, de los que reconoció su derecho a recibir su dinero, a la vez que hizo un llamamiento al país suramericano a que “reconozca sus obligaciones” y entienda que “una sentencia es una sentencia”.

“La República Argentina ha actuado como si las sentencias no tuvieran nada que ver con ella”, dijo Griesa.

El juez aseguró que “si no se llega a un acuerdo se producirá el ‘default’ (cese de pagos) y eso es lo peor que puede pasar, porque hiere a gente real”.

Argentina, que en el 2001 cayó en un “default” que fue resuelto en parte mediante a dos canjes de deuda, en el 2005 y el 2010, que fueron aceptados por más del 90% de los acreedores pese a suponer grandes descuentos, puede verse de nuevo en esa situación si antes del 30 de julio no llega a un acuerdo con los fondos de inversión que poseen deuda no reestructurada y le reclaman $1,500 millones.

Ese día vence el plazo de gracia de 30 días que tiene Argentina para pagar a los bonistas de deuda reestructurada.

Por su parte, el gobierno de Argentina acusó al juez Griesa de mantener una “insólita prohibición de cobro” que afecta a acreedores de la deuda reestructurada argentina.

El Ministerio de Economía dijo en un comunicado que el juez había convocado para este martes en Nueva York a una audiencia para resolver un conjunto de mociones presentadas hace 15 días por Euroclear y Clearstream, el Citibank, el Bank of New York, JP Morgan, tenedores europeos de deuda argentina y los propios fondos querellantes.

“El juez Griesa, aunque reconoció que Argentina había pagado, no resolvió absolutamente nada sobre ninguna de estas cuestiones para las que él mismo había convocado a la audiencia, manteniendo con ello su insólita prohibición de cobro”, dijo el Ministerio de Economía.

  Comentarios