América Latina

Jueza indaga por llamadas entre Casa Rosada y narcos

La juez argentina María Servini de Cubría confirmó el viernes que investiga un cruce de llamadas entre teléfonos de la Casa Rosada y presuntos traficantes involucrados en caso por narcotráfico.

“Tenemos entrecruzamientos de algunos llamados entre teléfonos de la Casa Rosada con algunos narcos. Queremos saber quiénes usaron esos teléfonos”, explicó la magistrada en diálogo con Radio Mitre.

Servini de Cubría solicitó, para las pesquisas, que la Secretaría General de la Presidencia, a cargo de Oscar Parrilli, informe sobre quiénes utilizan los números telefónicos que aparecen en las pericias.

En la causa, están procesados el extitular de la Secretaría de Programación para la Prevención de la Drogadicción y la Lucha contra el Narcotráfico (Sedronar), José Granero (2004-2011), y el director del Registro Nacional de Precursores Químicos, Julio de Orué.

En la misma situación se encuentra Gabriel Yusef Abboud, actual analista de datos en el Ministerio de Seguridad.

En la resolución que determinó el procesamiento de los funcionarios, Servini de Cubría consideró que unos 40,000 kilos de efedrina importados por autorización de la Sedronar, entre el 2004 y el 2008, en realidad fueron desviados al narcotráfico.

La huelga general que sacudió esta semana a Argentina y fue convocada por centrales obreras opositoras no dejó ni ganadores ni perdedores: un “empate técnico” entre el Gobierno y los sindicatos que hace prever un aumento de la conflictividad.

La medida de fuerza fue “contundente” para los huelguistas, que afirman que el nivel de adhesión fue del 85 por ciento, y una mera protesta “política” para el Gobierno de Cristina Fernández, para el que la huelga no tuvo ningún impacto en el sistema productivo ya que, según sus cálculos, entre el 55 por ciento y el 80 por ciento de los argentinos fue a trabajar.

La huelga tuvo un impacto menor a la realizada en abril.

  Comentarios