América Latina

Moody’s rebaja la perspectiva de la nota de Brasil

/

Edificios en contrucción cerca del puerto de Río de Janeiro, en agosto. La mayor economía latinoamericana está a punto de entrar en su cuarto año consecutivo de crecimiento moderado.
Edificios en contrucción cerca del puerto de Río de Janeiro, en agosto. La mayor economía latinoamericana está a punto de entrar en su cuarto año consecutivo de crecimiento moderado. Bloomberg News

La agencia de calificación financiera estadounidense Moody’s revisó la perspectiva de la nota soberana de Brasil de estable a negativa a menos de un mes de las presidenciales del 5 de octubre, debido a su magro crecimiento y pobres expectativas de mejora.

El “riesgo creciente de un largo periodo de crecimiento débil y del deterioro de los parámetros de la deuda tienden hacia una reducción de la solvencia de Brasil”, explicó la agencia en un comunicado.

La noticia tiene el potencial de impactar en la campaña para las elecciones nacionales del 5 de octubre, en las que la presidenta Dilma Rousseff busca la reelección, pero se enfrenta a un posible “empate técnico” con la ecologista Marina Silva en una eventual segunda vuelta, según el último sondeo divulgado este martes.

Moody’s reafirmó no obstante su calificación de la deuda brasileña, Baa2, manteniendo el grado de inversión, entre otras razones debido a “la continua resistencia del país a los shocks financieros mundiales dada su amortiguación de reservas internacionales”.

La agencia de calificaciones prevé que el Producto Interno Bruto (PIB) de Brasil crecerá por debajo del 1% este año —el más bajo desde el 2009— y será inferior al 2% en el 2015.

“La rebaja de la perspectiva es un reflejo de la política macroeconómica brasileña. Hay una inflación elevada, un crecimiento bajo y no hay expectativas de mejora” en los próximos dos años, dijo a la AFP el analista financiero Felipe Queiroz.

“Además, hay una ‘contabilidad creativa’, con transferencias de saldos de empresas estatales a la esfera pública para que el resultado al final quede bonito”, lamentó.

Tres motivos llevaron a Moody's a rebajar la perspectiva de su nota de la deuda brasileña: la reducción sostenida del crecimiento que “muestra pocas señales de un retorno a su potencial en el corto plazo”; “un marcado deterioro de la confianza de los inversores” debido a la percepción de los mercados sobre el “intervencionismo” del actual gobierno, que se traduce en menos formación de capital fijo; y “los desafíos fiscales que impone esta situación”.

La mayor economía latinoamericana está a punto de entrar en su cuarto año consecutivo de crecimiento moderado. Tras el 7.5% del 2010, el PIB creció un 2.7% en el 2011, 1% en el 2012 y 2.5% en el 2013.

El mercado redujo su estimación de crecimiento este año de 1.99% en enero a apenas un 0.48% el lunes pasado, según un consenso de analistas interrogados por el Banco Central. Para el año próximo, el mercado espera un crecimiento de apenas 1.1%.

Al crecimiento negativo se suma una elevada inflación: 6.5% en 12 meses hasta julio, el máximo de la meta establecida por el gobierno.

Brasil entró en recesión al culminar el segundo trimestre de 2014, cuando el PIB brasileño cayó 0,6% sobre el primer trimestre, en el cual hubo asimismo una contracción de 0,2%.

Moody's se abstiene de hacer comentarios sobre las propuestas económicas de los candidatos a la presidencia pero dice esperar que el vencedor adopte medidas que conduzcan “a un clima económico más favorable al mercado, lo cual permitiría que el crecimiento se acercase al potencial de Brasil”.

También recuerda que gane quien gane la elección, “el próximo gobierno enfrentará condiciones económicas deprimidas” en un contexto generalizado de menor crecimiento mundial, sobre todo en los países emergentes.

Rousseff afirmó el lunes que si gana las presidenciales no mantendrá en el gobierno al ministro de Hacienda, Guido Mantega, criticado por los mercados y sectores económicos tras cuatro años de magro crecimiento.

  Comentarios