América Latina

Rescate de 55 menores desnuda el negocio con la mendicidad en Guatemala

/

Un niño, lustrador de zapatos, pasa frente a un inmueble donde la Procuraduría General de la Nación rescató en la Ciudad de Guatemala a 55 menores y capturó a dos hombres que supuestamente los obligaba a trabajar en la calle y a pedir limosna en la capital guatemalteca.
Un niño, lustrador de zapatos, pasa frente a un inmueble donde la Procuraduría General de la Nación rescató en la Ciudad de Guatemala a 55 menores y capturó a dos hombres que supuestamente los obligaba a trabajar en la calle y a pedir limosna en la capital guatemalteca. EFE

El rescate de 55 menores esta semana por las autoridades en unos mesones de la capital ha dejado al desnudo el negocio del crimen organizado con la mendicidad en Guatemala y la explotación laboral de niños.

El grupo, con menores de entre 3 años y 17 años de edad, era obligado a trabajar hasta 16 horas diarias y luego era recluido en hacinamiento en mesones del sur de la Ciudad de Guatemala, donde dormían entre cartones o periódicos y en medio de heces fecales.

Los niños y adolescentes también convivían en el lugar con otras personas que llegaban drogadas o en estado de ebriedad, con lo que eran expuestos a más riesgos por dos adultos que los explotaban, según la Secretaria Contra la Violencia Sexual, Explotación y Trata de Personas (Svet) de la Vicepresidencia.

Del total de niños rescatados, 23 reciben atención en un albergue de la Svet, donde el jueves fueron visitados por la vicepresidenta de Guatemala, Roxana Baldetti, quien prometió llevar a la justicia a sus explotadores.

Además, anunció que se investigará si los padres de estos menores estaban colaborando con la red criminal.

La vicepresidenta consideró que este grupo de niños rescatados solo son la punta del iceberg, debido a que en Guatemala hay muchos más que son explotados por adultos.

“Vamos a hacer hasta lo imposible para que paguen en la cárcel lo que han hecho con estas criaturas”, advirtió.

Durante el operativo fueron capturados Rudy Doroteo Lajpop Ambrosio y Pablo Rolando Marroquín, quienes supuestamente recibían el dinero que recolectaban los niños durante largas jornadas de mendicidad en las calles y avenidas de la capital.

En uno de los mesones en los que llegaban a dormir los menores en condiciones infrahumanas, las autoridades se incautaron más de 20,000 quetzales ($2,580), al parecer producto de las recolectas y ventas de algunos productos.

En la capital guatemalteca es común ver, sobre todo en las esquinas y semáforos, a niños limpiando vidrios de automóviles, ofreciendo dulces, flores y pidiendo limosna.

Mientras que en los parques abundan los denominados limpia botas, algunos de los cuales tienen que cumplir con una cuota diaria que les exigen los adultos, según comentaron a Efe.

La mayoría de menores son originarios de pueblos indígenas del interior del país en los que también han sufrido de pobreza y falta de acceso a servicios de salud y educación.

Según Sandra López, del Refugio de la Niñez, las investigación que deben realizar las autoridades tienen que llegar hasta los dirigentes de la red criminal que explota a los menores a través de la mendicidad en la capital.

La titular de la Svet, Zulma Zubillaga, sostiene que cuentan con las pruebas suficientes para acusar ante los tribunales a los dos detenidos del delito de trata de personas.

En su opinión, en los mesones donde fueron rescatados los niños también estaban expuestos a la prostitución y violencia sexual.

El Procurador de la Niñez y Adolescencia de la Procuraduría General de la Nación (PGN), Erick Cárdenas, no descarta que los padres “comercialicen” a sus hijos, ya que luego del rescate al menos 15 de ellos llegaron a la institución a reclamar a los niños con el argumento de que se habían perdido un día antes.

Sin embargo, los menores no les fueron entregados debido a que la investigación, que incluyó el seguimiento a los menores, lleva más de tres meses.

  Comentarios